Palabras diarias de Dios: El juicio en los últimos días | Fragmento 78

Al mencionar la palabra “juicio”, es probable que pienses en las palabras que Jehová habló para instruir a las personas de cada región y en las palabras que Jesús habló para reprochar a los fariseos. A pesar de su severidad estas palabras no fueron el juicio que Dios hace al hombre, solo fueron palabras habladas por Dios en diferentes entornos, es decir, en diferentes contextos. Estas palabras no son como las palabras habladas por Cristo de los últimos días al juzgar al hombre. Cristo de los últimos días usa una variedad de verdades para enseñar al hombre, para exponer la sustancia del hombre y para analizar minuciosamente sus palabras y acciones. Estas palabras comprenden verdades diversas tales como el deber del hombre, cómo el hombre debe obedecer a Dios, cómo debe ser leal a Dios, cómo debe vivir una humanidad normal, así como la sabiduría y el carácter de Dios, etc. Todas estas palabras están dirigidas a la sustancia del hombre y a su carácter corrupto. En particular, las palabras que exponen cómo el hombre desdeña a Dios se refieren a que el hombre es una personificación de Satanás y una fuerza enemiga contra Dios. Al realizar Su obra del juicio, Dios no aclara simplemente la naturaleza del hombre con unas pocas palabras; la expone, la trata y la poda a largo plazo. Todos estos métodos diferentes de exposición, de trato y poda no pueden ser sustituidos con palabras corrientes, sino con la verdad de la que el hombre carece por completo. Solo los métodos de este tipo pueden llamarse juicio; solo a través de este tipo de juicio puede el hombre ser doblegado y completamente convencido por Dios y, además, obtener un conocimiento verdadero de Dios. Lo que la obra de juicio propicia es el entendimiento del hombre sobre el verdadero rostro de Dios y la verdad sobre su propia rebeldía. La obra de juicio le permite al hombre obtener mucho entendimiento de la voluntad de Dios, del propósito de la obra de Dios y de los misterios que le son incomprensibles. También le permite al hombre reconocer y conocer su esencia corrupta y las raíces de su corrupción, así como descubrir su fealdad. Estos efectos son todos propiciados por la obra del juicio, porque la esencia de esta obra es, en realidad, la obra de abrir la verdad, el camino y la vida de Dios a todos aquellos que tengan fe en Él. Esta obra es la obra del juicio realizada por Dios. Si no consideras importantes estas verdades, si solo piensas en cómo evitarlas o cómo encontrar una nueva salida que no las involucre, entonces Yo digo que eres un grave pecador. Si tienes fe en Dios, pero no buscas la verdad ni la voluntad de Dios, ni amas el camino que te acerca a Dios, entonces Yo digo que eres alguien que está tratando de evadir el juicio y que eres un títere y un traidor que huye del gran trono blanco. Dios no perdonará a ninguno de los rebeldes que se escape de Su vista. Estos hombres recibirán un castigo aún más severo. Aquellos que vengan delante de Dios para ser juzgados y que, además, hayan sido purificados, vivirán para siempre en el reino de Dios. Por supuesto, esto es algo que pertenece al futuro.

La Palabra, Vol. I. La aparición y obra de Dios. Cristo hace la obra del juicio con la verdad

El significado de la obra del juicio de Dios en los últimos días

I

En los últimos días, Cristo usa varias verdades para enseñar al hombre. Usa verdades para exponer la esencia del hombre y para analizar sus palabras y sus acciones. Las palabras de Cristo incluyen diversas verdades sobre el deber del hombre, cómo ser leal a Dios, obedecer a Dios, vivir una humanidad normal, la sabiduría de Dios, Su carácter y más. Estas palabras son dirigidas a la esencia y corrupción del hombre. Las que muestran cómo desdeña a Dios hablan del hombre como personificación de Satanás y enemigo de Dios. La obra del juicio propicia la comprensión del hombre sobre el rostro real de Dios y la verdad sobre su propia rebeldía. Permite comprender la voluntad de Dios, el propósito de Su obra, los misterios que no comprende, conocer su esencia corrupta y raíces, y descubrir su fealdad.

II

En un largo tiempo, y no con pocas palabras, Dios deja en claro la naturaleza del hombre al exponerla, tratarla y podarla, al llevar a cabo Su obra, la obra del juicio. Las palabras comunes no reemplazan este método, sólo la verdad que el hombre no posee podría hacerlo. Estos métodos son el juicio, ayudan a obtener conocimiento verdadero de Dios, y pueden convencer al hombre de someterse a Dios. La obra de juicio propicia la comprensión del hombre sobre el rostro real de Dios y la verdad sobre su propia rebeldía. Permite comprender la voluntad de Dios, el propósito de Su obra, los misterios que no comprende, conocer su esencia corrupta y raíces, y descubrir su fealdad. La obra de juicio trae estos efectos, porque abre la verdad, el camino y la vida de Dios a todos los que tienen fe en Él. Esta es la obra de juicio hecha por Dios.

De “Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos”

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Contacta con nosotros por WhatsApp