Palabras diarias de Dios | Fragmento 132 | "Dios mismo, el único III"

Las búsquedas y los logros de Job en la vida le permiten afrontar la muerte con calma

En las Escrituras se dice acerca de Job: “Y murió Job, anciano y lleno de días” (Job 42:17). Esto significa que cuando Job falleció, no tuvo remordimientos y no sintió dolor, sino que partió de este mundo con naturalidad. Como todo el mundo sabe, Job fue un hombre que temió a Dios y se apartó del mal cuando estaba vivo; Dios elogió sus obras justas, las personas las recordaron, y su vida, más que la de nadie, tuvo valor y sentido. Job disfrutó de las bendiciones de Dios y fue llamado justo por Él sobre la tierra, y también fue probado por Dios y tentado por Satanás; se mantuvo como testigo de Dios y mereció ser calificado como una persona justa. Durante las varias décadas posteriores a haber sido puesto a prueba por Dios, vivió una vida incluso más valiosa, llena de sentido, fundamentada y apacible que antes. Debido a sus obras justas, Dios lo puso a prueba; debido a sus obras justas, Dios se le apareció y le habló directamente. Así, durante los años posteriores tras haber sido puesto a prueba, Job entendió y apreció el valor de la vida de una forma más práctica, alcanzó un entendimiento más profundo de la soberanía del Creador, y obtuvo un conocimiento más preciso e incuestionable de cómo el Creador da y quita Sus bendiciones. La Biblia registra que Jehová Dios concedió a Job bendiciones incluso mayores que las que le había dado antes, colocándolo en una posición incluso mejor para conocer la soberanía del Creador y afrontar la muerte con calma. Así, cuando envejeció y afrontó la muerte, Job seguramente no habría estado preocupado por sus propiedades. No tenía preocupaciones, no tenía nada de lo que arrepentirse, y por supuesto no temía a la muerte; porque pasó toda su vida andando por el camino del temor de Dios y del apartarse del mal, y no tenía razón para preocuparse por su final. ¿Cuántas personas podrían actuar hoy de la forma en que Job lo hizo cuando afrontó su propia muerte? ¿Por qué no es nadie capaz de mantener esa actitud exterior tan simple? Sólo hay una razón: Job vivió su vida en la búsqueda subjetiva de la fe, el reconocimiento y la sumisión a la soberanía de Dios, y fue con esta fe, este reconocimiento y esta sumisión que él pasó por las coyunturas importantes en la vida, vivió sus últimos años y recibió la coyuntura final de su vida. Independientemente de lo que Job experimentó, sus búsquedas y objetivos en la vida fueron alegres, no dolorosos. Él no sólo estaba feliz por las bendiciones o los elogios concedidos a él por el Creador, sino más importante, por sus búsquedas y objetivos en la vida, por el conocimiento gradual y el entendimiento real de la soberanía del Creador que alcanzó a través del temor de Dios y del apartarse del mal, y además, por las maravillosas obras del Creador que Job experimentó personalmente durante su tiempo sometido a la soberanía del Creador, y las experiencias cariñosas e inolvidables, así como los recuerdos de la coexistencia, familiaridad y entendimiento mutuo entre él y Dios; por el consuelo y la felicidad que vinieron como consecuencia de conocer la voluntad de Dios; por la reverencia que surgió después de ver que Él es grande, maravilloso, adorable y fiel. La razón por la que Job fue capaz de afrontar la muerte sin ningún sufrimiento fue que sabía que, al morir, regresaría al lado del Creador. Y fueron sus búsquedas y logros en la vida lo que le permitieron afrontar la muerte con calma, afrontar la perspectiva del Creador llevándose su vida de vuelta, con un corazón tranquilo y, además, levantarse, impoluto y libre de preocupaciones, delante del Creador. ¿Pueden las personas hoy en día conseguir el tipo de felicidad que Job poseía? ¿Estáis vosotros en una posición para hacerlo? Puesto que las personas hoy en día lo están, ¿por qué son incapaces de vivir felizmente, como Job? ¿Por qué son incapaces de escapar del sufrimiento del temor de la muerte? Cuando afrontan la muerte, algunas personas pierden el control; otras tiemblan, se desmayan, arremeten contra el cielo y los hombres por igual, incluso gimen y lloran. Estas no son en absoluto las reacciones repentinas que tienen lugar cuando la muerte se acerca. Las personas se comportan de estas formas embarazosas principalmente porque, en lo profundo de sus corazones, temen a la muerte, porque no tienen un conocimiento y una apreciación claros de la soberanía de Dios y Sus arreglos, y mucho menos se someten realmente a ellos; como las personas no quieren otra cosa que organizar y gobernarlo todo por sí mismas, controlar sus propios destinos, sus propias vidas y muertes, no es de extrañar, por tanto, que las personas no sean capaces de escapar del miedo a la muerte.

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”

Sólo los que reverencian a Dios son felices

I

Hubo una vez un hombre justo llamado Job, que siempre temió a Dios y evitó el mal. Dios alabó sus actos, que el hombre recuerda. La vida de Job tuvo significado y valor. Dios bendijo a Job, pero Satanás lo tentó y Dios lo puso a prueba. Al ser testigo de Dios, a quien temía, mereció ser llamado un hombre justo. A pesar de lo que Job había pasado, tuvo una vida sin dolor, una vida feliz. Job fue feliz no sólo porque Dios lo bendijo o elogió, sino también por su búsqueda, porque buscó reverenciar a Dios. ¡Job fue feliz!

II

En las últimas décadas, tras ser puesto a prueba, la vida de Job tuvo más sentido. Él buscaba la fe, el reconocimiento y someterse a la soberanía de Dios. Esta búsqueda marcó los momentos vitales de su vida. Vivió sus últimos años en paz y fue feliz cuando llegó su fin. A pesar de lo que Job había pasado, tuvo una vida sin dolor, una vida feliz. Job fue feliz no sólo porque Dios lo bendijo o elogió, sino también por su búsqueda, porque buscó reverenciar a Dios. ¡Job fue feliz!

III

Al buscar temer a Dios y apartarse del mal, Job descubrió la soberanía de Dios. Y al vivirlo, se dio cuenta de cuán maravillosos eran los actos del Creador. Job fue feliz gracias a que estaba con Él, lo conocía de verdad y se entendía con Dios. ¡Job fue feliz! Job fue feliz no sólo porque Dios lo bendijo o elogió, sino también por su búsqueda, porque buscó reverenciar a Dios. ¡Job fue feliz! Job fue feliz debido al consuelo y la alegría de conocer la voluntad del Creador, debido a que vio cuán grande, maravilloso, adorable y fiel es Dios. ¡Job fue feliz!

De “Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos”

Las citas de la Biblia en este artículo han sido traducidas de AKJV.

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado