Palabras diarias de Dios | Fragmento 224 | "Las palabras de Dios al universo entero: Capítulo 10"

Cuando resuene la salva del reino, que es también cuando repican los siete truenos, este sonido convulsiona los cielos y la tierra, sacudiendo el empíreo y provocando que la fibra sensible de cada humano vibre. Un himno al reino se eleva formalmente en la nación del gran dragón rojo, demostrando que la he destruido y he establecido Mi reino. Y, lo que es más importante, Mi reino se establece en la tierra. En este momento, empiezo a enviar a Mis ángeles a cada una de las naciones del mundo de forma que puedan pastorear a Mis hijos, Mi pueblo; también para suplir las necesidades del siguiente paso de Mi obra. Pero voy personalmente al lugar en el que el gran dragón rojo yace enrollado, para librar la batalla con él. Y cuando toda la humanidad llegue a conocerme en la carne, y sea capaz de ver Mis obras desde la misma, entonces la guarida del gran dragón rojo quedará reducida a cenizas y desaparecerá sin dejar rastro. Como pueblo de Mi reino, si detestáis totalmente al gran dragón rojo, debéis satisfacer Mi corazón con vuestros actos y, de esta forma, traer la vergüenza sobre él. ¿Sentís realmente que el gran dragón rojo es odioso? ¿Sentís realmente que es el enemigo del Rey del Reino? ¿Tenéis realmente fe en que podéis dar un maravilloso testimonio de Mí? ¿Tenéis realmente fe para derrotar al gran dragón rojo? Esto es lo que os pregunto. Todo lo que necesito es que seáis capaces de llegar tan lejos como para dar este paso; ¿podréis hacerlo? ¿Tenéis fe en que podéis conseguirlo? ¿Qué es capaz de hacer el hombre? ¿No es mejor que lo haga Yo mismo? ¿Por qué digo que desciendo personalmente sobre el lugar en que se libra la batalla? Lo que quiero es vuestra fe, no tus hechos. Los seres humanos son incapaces de recibir Mis palabras de una forma directa, sino que simplemente mirando a su lado. ¿Has alcanzado la meta de esta forma? ¿Has llegado a conocerme de esta forma? A decir verdad, de los hombres de la tierra, nadie es capaz de mirarme directamente a la cara, nadie es capaz de recibir el significado puro y no adulterado de Mis palabras. Y por tanto he puesto en marcha una hazaña de ingeniería sin precedentes sobre la tierra, con el fin de alcanzar Mi meta y establecer la imagen verdadera de Mí mismo en los corazones de los hombres, y de esta forma poner fin al período en el que las nociones esgrimen poder sobre los hombres.

Hoy, no sólo estoy descendiendo sobre la nación del gran dragón rojo, también estoy volviendo Mi rostro hacia todo el universo, de forma que todo el empíreo tiembla. ¿Existe un solo lugar que no se someta a Mi juicio? ¿Hay un solo lugar que no exista bajo los azotes que lanzo? Dondequiera que voy he esparcido semillas de desastre de todo tipo. Esta es una de las formas en que trabajo, y es sin duda un acto de salvación para el hombre; lo que le extiendo sigue siendo un tipo de amor. Deseo hacer que incluso más personas lleguen a conocerme, puedan verme, y de esta forma lleguen a venerar al Dios a quien no han visto durante tantos años, pero que hoy es práctico. ¿Por qué creé el mundo? ¿Por qué razón, cuando la humanidad se volvió corrupta, no la destruí completamente? ¿Por qué vive toda la raza humana bajo azotes? ¿Por qué me vestí de carne? Cuando llevo a cabo Mi obra, la humanidad no sólo conoce el sabor de lo amargo, sino también de lo dulce. De las personas en el mundo, ¿hay alguien que no viva dentro de Mi gracia? ¿No otorgué bendiciones materiales a los seres humanos, que podrían disfrutar de la suficiencia en el mundo? Sin duda, que os permitiera tomar vuestro lugar como Mi pueblo no es la única bendición, ¿no es así? Suponiendo que no fuerais Mi pueblo, sino más bien hacedores de servicio, ¿no estaríais viviendo en Mi bendición? Ninguno de vosotros es capaz de entender el lugar de donde vienen Mis palabras. La humanidad, lejos de valorar los nombres que os he conferido, muchos de vosotros, ante el título “hacedores de servicio”, albergáis resentimiento en vuestros corazones, y muchos, ante el título “Mi pueblo”, engendráis amor en vuestros corazones. No intentéis engañarme, ¡Mis ojos lo ven y penetran todo! ¿Quién entre vosotros recibe de buen grado? ¿Quién entre vosotros da obediencia completa? Si la salva del reino no resonase, ¿seríais realmente capaces de obedecer hasta el final? Lo que el hombre es capaz de hacer, de pensar, hasta dónde es capaz de llegar, todo esto lo he predeterminado desde hace mucho tiempo.

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”

DIOS DESCIENDE CON JUICIO

I

Al descender a la gran nación del gran dragón rojo, se gira Dios y ve temblar el universo. ¿Hay algún lugar inmune a Su juicio? ¿O al castigo que Él desata? Siembra la semilla del desastre donde va, y así salva a la gente y le da Su amor. Hoy Dios quiere ser más conocido, visto y venerado. Tanto tiempo sin verlo, y al fin es real.

II

Al descender a la gran nación del gran dragón rojo, se gira Dios y ve temblar el universo. ¿Hay algún lugar inmune a Su juicio? ¿O al castigo que Él desata? Siembra la semilla del desastre donde va, y así salva a la gente y le da Su amor. Hoy Dios quiere ser más conocido, visto y venerado. Tanto tiempo sin verlo, y al fin es real.

De “Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos”

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado