Palabras diarias de Dios | Fragmento 427 | "Guardar los mandamientos y practicar la verdad"

La práctica de la verdad es un camino por el cual la vida del hombre puede crecer. Si no practicáis la verdad, entonces os quedaréis con nada más que la teoría y no tendréis vida real. La verdad es el símbolo de la estatura del hombre y, si practicas la verdad, o no, está relacionado con si has conseguido estatura real o no. Si no practicas la verdad, no actúas con justicia, o te dejas llevar por las emociones y el cuidado de tu carne, entonces estás lejos de guardar los mandamientos. Esta es la lección más profunda. En cada era hay muchas verdades en las que la gente debe entrar y que debe entender, pero en cada era también hay diferentes mandamientos que acompañan a esas verdades. Las verdades que la gente practica están relacionadas con la era específica y los mandamientos que cumple también. Cada era tiene sus propias verdades que deben practicarse y sus mandamientos que deben guardarse. Sin embargo, dependiendo de los diversos mandamientos promulgados por Dios, es decir, dependiendo de las diferentes eras, el objetivo y el efecto de la práctica del hombre de la verdad difieren proporcionalmente. Se puede decir que los mandamientos sirven a la verdad y que la verdad existe para guardar los mandamientos. Si solo hay verdad, entonces no habrá cambios en la obra de Dios de qué hablar. Sin embargo, al referirse a los mandamientos, el hombre puede identificar la extensión de las tendencias en la obra del Espíritu Santo y puede conocer la era en la que Dios obra. En la religión, hay muchas personas que practican las verdades practicadas por la gente en la Era de la Ley. Sin embargo, no poseen los mandamientos de la nueva era ni pueden guardarlos. Ellas todavía observan las antiguas formas y siguen siendo humanos primitivos. Tampoco van acompañados de los nuevos métodos para obrar y no pueden ver los mandamientos de la nueva era. Como tal, no tienen la obra de Dios. Es como si solo tuviesen cáscaras de huevo vacías: no hay espíritu si no hay un polluelo adentro. Más precisamente hablando, no tienen vida. Tales personas no han entrado en la nueva era y están muchos pasos atrás. Por lo tanto, tener verdades de eras antiguas, pero no tener los mandamientos de la nueva era es inútil. Muchos de vosotros practicáis la verdad del presente, pero no guardáis sus mandamientos. No obtendréis nada y la verdad que practicáis será inútil y sin sentido y Dios no os elogiará. Se debe practicar la verdad dentro de los parámetros de los métodos de la obra actual del Espíritu Santo; debe hacerse como respuesta a la voz del Dios práctico de hoy. Sin hacer esto, todo es en vano, es como tratar de sacar agua con una cesta de bambú. Este también es el significado práctico de la promulgación de los mandamientos de la nueva era. Si la gente ha de cumplir los mandamientos, como mínimo debe conocer, sin confusión, al Dios práctico que aparece en la carne. Es decir, debe comprender los principios del cumplimiento de los mandamientos. Cumplir los mandamientos no implica obedecerlos con descuido o arbitrariamente, sino cumplirlos con un fundamento, un objetivo y unos principios. Lo primero que debes lograr es que tus visiones sean claras. Si tienes una comprensión profunda de la obra del Espíritu Santo en el tiempo actual, y si entras en los métodos actuales de obrar, entonces naturalmente obtendrás una comprensión clara de cómo guardar los mandamientos. Si llega el día en que puedas identificar la esencia de los mandamientos de la nueva era y que puedas guardar los mandamientos, entonces habrás sido perfeccionado. Este es el significado práctico de practicar la verdad y guardar los mandamientos. Si puedes practicar la verdad, o no, depende de cómo percibes la esencia de los mandamientos de la nueva era. La obra del Espíritu Santo se le aparecerá continuamente al hombre, y Dios exigirá cada vez más al hombre. Por lo tanto, las verdades que el hombre pone en práctica realmente serán cada vez más y más grandes, y los efectos de guardar los mandamientos serán más profundos. Por lo tanto, vosotros practicaréis la verdad y guardaréis los mandamientos al mismo tiempo. Nadie debe descuidar este asunto. Que la nueva verdad y los nuevos mandamientos comiencen simultáneamente en esta nueva era.

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado