Palabras diarias de Dios | Fragmento 502 | "Quienes aman a Dios vivirán por siempre en Su luz"

Las personas a menudo hablan de permitir que Dios sea su vida, pero aún tienen que experimentar hasta ese punto. Estás simplemente diciendo que Dios es tu vida, que Él te guía cada día, que comes y bebes Sus palabras cada día, y que oras a Él cada día, y por tanto Él ha pasado a ser tu vida. El conocimiento de los que dicen esto es muy superficial. En muchas personas no hay fundamento; las palabras de Dios se han plantado en ellos, pero aún tienen que germinar, ni siquiera han dado fruto. Hoy, ¿hasta qué punto has experimentado? Sólo ahora, después de que Dios te haya obligado a ir tan lejos, sientes que no puedes abandonarlo. Un día, cuando hayas experimentado hasta cierto punto, si Dios tuviera que hacerte abandonar, no serías capaz de hacerlo. Siempre sientes que no puedes estar sin Dios en tu interior; puedes estar sin marido, esposa o hijos, sin familia, madre o padre, sin los disfrutes de la carne, pero no puedes estar sin Dios. Estar sin Él será como perder tu vida, no serías capaz de vivir sin Él. Cuando has experimentado hasta este punto, habrás alcanzado el objetivo de tu fe en Dios y, de esta forma, Él se habrá convertido en tu vida, en el fundamento de tu existencia, y nunca más podrás abandonarlo. Cuando hayas experimentado hasta este punto, habrás disfrutado realmente del amor de Dios, tu relación con Él será muy estrecha, Él será tu vida, tu amor, y en ese momento orarás a Él y dirás: “¡Oh Dios! No puedo dejarte, eres mi vida, puedo seguir adelante sin cualquier otra cosa, pero sin Ti no puedo seguir viviendo”. Esta es la verdadera estatura de las personas; es la vida real. Algunas personas se han visto obligadas a llegar tan lejos como lo han hecho: tienen que seguir adelante lo quieran o no, y siempre sienten como si estuvieran entre la espada y la pared. Debes experimentar de forma que Dios sea tu vida, que si te lo quitan sea como perder tu vida; Él debe ser tu vida y tienes que ser incapaz de abandonarlo. De esta forma, lo habrás experimentado realmente; en este momento, cuando lo ames de nuevo, lo harás sinceramente y será un amor puro, singular. Un día, cuando tus experiencias sean tales que tu vida haya alcanzado un determinado punto, orarás a Dios, comerás y beberás Sus palabras, y serás incapaz en tu interior de dejarlo; aunque quisieras, no podrías olvidarlo. Él se habrá convertido en tu vida; puedes olvidar al mundo, a tu esposa y a tus hijos, pero tendrás problemas para olvidar a Dios. Es imposible, esta es tu vida real y tu amor sincero por Dios. Cuando el amor de las personas hacia Él ha alcanzado cierto punto, nada de lo que aman es igual a su amor a Dios, Él es su amor número uno, y así son capaces de entregar todo lo demás. Están dispuestos a aceptar todo tratamiento y poda por parte de Él. Cuando hayas conseguido un amor a Dios que sobrepase a todo lo demás, vivirás en la realidad y en el amor de Dios.

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”

¿LA PALABRA DE DIOS SE HA CONVERTIDO VERDADERAMENTE EN TU VIDA?

El hombre dice que Dios es su vida, pero no lo ha experimentado aún.

Solo dice que Dios es su vida y que cada día Él lo guía, que lee Sus palabras y ora cada día, y que Él se convirtió en su vida. Su comprensión es tan superficial. Mucha gente no tiene los cimientos; tienen las palabras de Dios dentro, pero aún tienen que germinar y dar fruto. Cuando has llegado a vivir ciertas experiencias, no puedes irte ni a la fuerza. Sentirás que no puedes estar sin tener a Dios dentro de ti.

Estar sin Dios es como perder la vida. Eres incapaz de vivir sin Dios. Cuando hayas vivido esta experiencia, tu fe en Dios habrá alcanzado un hito. Así, Dios se convertirá en tu vida y en los cimientos de tu ser, para que nunca puedas volver a alejarte de Dios. Así disfrutarás de verdad del amor de Dios, tu unión con Dios se fortalecerá; Dios será tu vida y tu amor. Esta es la verdadera estatura y vida del hombre.

Debes experimentar que Dios es tu vida, como si arrancarte a Dios del corazón fuera como perder la vida; Dios es tu vida y no lo puedes dejar. Así, vives a Dios de verdad. Entonces, cuando vuelvas a amar a Dios, podrás amar a Dios de verdad. Será un amor puro y singular. Cuando has llegado a vivir ciertas experiencias, oras, o comes y bebes las palabras de Dios, tu corazón no lo puede dejar, no eres capaz de olvidar a Dios.

Dios se habrá convertido en tu vida. Puedes olvidarte del mundo, pareja e hijos, pero no podrás olvidarte de Dios. Esta es tu verdadera vida y amor por Dios. Cuando el hombre ama a Dios de verdad, nada se compara con su amor por Él. Así puede renunciar a todo y aceptar todos los tratos de Dios. Cuando hayas sido capaz de amar a Dios sobre todo lo demás, vivirás en la realidad y en el amor que Dios tiene por ti.

De “Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos”

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado