Palabras diarias de Dios | Fragmento 555 | "Promesas a aquellos que han sido perfeccionados"

Ser perfeccionado por Dios no puede limitarse a la perfección del comer y beber la palabra de Dios. Este tipo de experiencia es demasiado unilateral y no abarca suficiente; sólo restringe al hombre a un ámbito muy pequeño. En este caso el hombre carece del muy necesario alimento espiritual. Si deseáis ser perfeccionados por Dios, debéis aprender a experimentar todas las cosas y ser esclarecidos en todo lo que enfrentáis. Cuando te enfrentes a algo, sea malo o bueno, debes beneficiarte de ello y no debes transformarte en alguien pasivo. No importa lo que sea, deberías poder considerarlo desde el punto de vista de Dios y, no analizarlo y estudiarlo desde la perspectiva del hombre (esto supone una desviación en tu experiencia). Si así es tu experiencia, tu corazón absorberá las cargas de tu vida, vivirás constantemente a la luz del semblante de Dios, y no te desviarás fácilmente en tu práctica. Este tipo de hombre tiene grandes perspectivas. Existen muchas oportunidades de ser perfeccionado por Dios. Ya todo depende de si vosotros sois quienes realmente amáis a Dios, y de si vosotros tenéis el propósito de ser perfeccionados por Dios, ser ganados por Dios y recibir Sus bendiciones y herencia. No funcionará para vosotros sólo tener el propósito. Debéis tener amplio conocimiento, si no, siempre os desviaréis en vuestra práctica. Dios está deseando perfeccionar a cada uno de vosotros. En la actualidad, aunque la mayoría ya ha aceptado la obra de Dios durante bastante tiempo, se han limitado a disfrutar al máximo de la gracia de Dios y sólo esperan recibir de Él algo de confort de la carne. No están deseosos de recibir más y mejores revelaciones, mostrando así que el corazón del hombre sigue siempre ajeno a esto. Aunque la obra del hombre, su servicio, y su corazón de amor hacia Dios tienen menos impurezas, por lo que respecta a la esencia interna del hombre y su pensamiento inculto, el hombre todavía busca constantemente la paz y el disfrute de la carne y no se preocupa por cuáles son las condiciones y las intenciones de Dios para perfeccionar al hombre. Así que las vidas de la mayoría son todavía vulgares y decadentes, sin el mínimo atisbo de cambio. Ellos simplemente no contemplan la fe en Dios como algo de importancia. Más bien parece que simplemente tienen fe en interés de otro, actuado sin diligencia ni dedicación, y sobreviviendo con lo imprescindible, a la deriva, en una existencia sin propósito. Pocos son los que hoy buscan entrar en la palabra de Dios en todas las cosas, ganando más cosas enriquecedoras, convirtiéndose en los poseedores de mayores riquezas en la casa de Dios hoy día, y recibiendo más de las bendiciones de Dios. Si buscas ser perfeccionado por Dios en todas las cosas y eres capaz de heredar las promesas de Dios en la tierra, si persigues ser esclarecido por Dios en todas las cosas y no dejar que los años pasen inadvertidos ociosamente, esta es la senda ideal para que entres en ella de manera activa. Sólo de esta manera serás merecedor y elegible para ser perfeccionado por Dios. ¿Eres tú realmente uno quien busca ser perfeccionado por Dios? ¿Eres realmente uno quien es diligente en todas las cosas? ¿Tienes el mismo espíritu de amor por Dios que Pedro? ¿Tienes la voluntad de amar a Dios como hizo Jesús? Has tenido fe en Jesús durante muchos años; ¿has visto cómo Jesús amó a Dios? ¿Es realmente Jesús en quien tú crees? Crees en el Dios práctico de hoy; ¿has visto cómo el Dios práctico en la carne ama al Dios celestial? Tienes fe en el Señor Jesucristo, y eso es porque la crucifixión de Jesús para redimir a la humanidad, y los milagros que Él llevó a cabo, son verdades generalmente aceptadas. Sin embargo, la fe del hombre no viene del conocimiento y verdadera comprensión de Jesucristo. Sólo crees en el nombre de Jesús, pero no tienes fe en Su Espíritu, puesto que no muestras respeto por cómo Jesús amaba a Dios. Tu fe en Dios es demasiado infantil. Aunque has tenido fe en Jesús muchos años, desconoces cómo amar a Dios. ¿No te convierte esto en el tonto más grande del mundo? Esto demuestra que durante años has comido el alimento del Señor Jesucristo en vano. No sólo me produce aversión este tipo de hombre, sino que tengo la seguridad de que igual le ocurre a nuestro Señor Jesucristo a quien tú adoras. ¿Cómo puede un tipo de hombre así ser perfeccionado? ¿No te hace sonrojar esto? ¿No te da vergüenza? ¿Aún tienes el descaro de enfrentar a nuestro Señor Jesucristo? ¿Entendéis todos vosotros el significado de Mis palabras?

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp