Palabras diarias de Dios | Fragmento 352 | "Muchos son llamados, pero pocos son escogidos"

Ya he dicho que los que me siguen son muchos, pero los que me aman con un corazón sincero son pocos. Quizá algunos pueden decir, “¿Sacrificaríamos tanto si no te amáramos? ¿Te seguiríamos todavía si no te amáramos?”. Tienes de hecho muchas razones. Tu amor, de hecho, es muy grande, pero, ¿cuál es la esencia de tu amor por Mí? “Amor”, como se le dice, se refiere a una emoción pura sin mancha, donde usas tu corazón para amar, sentir y ser considerado. En el amor no hay condiciones, no hay barreras y no hay distancia. En el amor no hay sospecha ni engaño ni malicia. En el amor no hay distancia ni nada impuro. Si amas, entonces no engañas, no te quejas, no traicionas, no te rebelas, no tomas ni pides para recibir algo o una cierta cantidad. Si amas, entonces alegremente te sacrificas, soportas dificultades y eres compatible conmigo. Darías tu todo por Mí: tu familia, tu futuro, tu juventud y tu matrimonio. ¡De otro modo tu amor para nada es amor sino engaño y traición! ¿Qué clase de amor es el tuyo? ¿Es un amor verdadero? ¿Es falso? ¿A cuánto has renunciado? ¿Cuánto has sacrificado? ¿Cuánto amor he obtenido Yo de ti? ¿Lo sabes? Vuestro corazón está lleno de maldad, traición y engaño. Entonces, ¿cuánto de vuestro amor es impuro? Creéis que ya habéis renunciado a suficiente por Mí; creéis que vuestro amor por Mí ya es suficiente, sin embargo, ¿por qué vuestras palabras y acciones siempre llevan con ellas rebelión y engaño? Me seguís pero no reconocéis Mi palabra; ¿se considera esto amor? Me seguís pero me hacéis a un lado; ¿se considera esto amor? Me seguís, pero sin embargo no confiáis en Mí; ¿se considera esto amor? Me seguís pero no aceptáis Mi existencia; ¿se considera esto amor? Me seguís, pero no me tratáis como corresponde a quien Yo soy y me complicáis las cosas a cada momento; ¿se considera esto amor? Me seguís pero me tratáis como un necio y me engañáis en cada asunto; ¿se considera esto amor? Me servís pero no me teméis; ¿se considera esto amor? Os oponéis a Mí en todos los aspectos y en todas las cosas; ¿es todo esto considerado amor? Habéis sacrificado mucho, esto es cierto, pero nunca habéis practicado lo que pido de vosotros; ¿se puede considerar esto amor? Un cálculo cuidadoso muestra que no hay el más mínimo indicio de amor por Mí dentro de vosotros. Después de estos muchos años de obrar y tantas palabras que Yo he aportado, ¿qué tanto has recibido realmente? ¿No amerita esto volverlo a mirar cuidadosamente? Te advierto: Los que Yo llamo no son los que no han sido pervertidos, sino que los que Yo escojo son los que sinceramente me aman. Por lo tanto, debéis ser vigilantes de vuestras palabras y actos, y examinar vuestras intenciones y pensamientos para que no crucen la línea. En el momento del fin, haced todo lo posible para presentar vuestro amor ante Mí, ¡no sea que Mi ira nunca se aparte de vosotros!

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”

AMOR PURO Y SIN MANCHA

I

El amor es una emoción pura y sin mancha. Tu corazón, úsalo para amar, cuidar, sentir. El amor no condiciona, no hay distancias ni barreras. Tu corazón, úsalo para amar, cuidar, sentir. No hay engaño si hay amor, ni queja o traición, porque el amor no busca su interés. El amor resistirá sacrificio y adversidad y con Dios tendremos armonía.

II

El amor no es malicioso, no engaña, ni sospecha. Tu corazón, úsalo para amar, cuidar, sentir. El amor no tiene distancia ni nada que sea impuro. Tu corazón, úsalo para amar, cuidar, sentir. No hay engaño si hay amor, ni queja o traición, porque el amor no busca su interés. El amor resistirá sacrificio y adversidad y con Dios tendremos armonía.

III

Dale tu familia a Dios, tu porvenir y juventud, tu matrimonio entrégale, darías a Él todo tu ser. Dale tu familia a Dios, tu porvenir y juventud, tu matrimonio entrégale, darías a Él todo tu ser. O tu amor no es real, sino traición y engaño a Dios.

IV

El amor es una emoción pura y sin mancha. Tu corazón, úsalo para amar, cuidar, sentir. El amor no condiciona, no hay distancias ni barreras. Tu corazón, úsalo para amar, cuidar, sentir.

De “Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos”

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp