Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

La Palabra manifestada en carne (Continuación)

Recital-latest-expression
La Palabra manifestada en carne (Continuación)

Categorías

Recital-the-word-appears-in-the-flesh
Declaraciones de Cristo de los últimos días (Selecciones)
Recital-god-word-selection
Palabras Clásicas de Dios (Pasajes)


La santidad de Dios (II)

Parte 2

En relación a la santidad de la esencia de Dios, la última vez comunicamos poco sobre ello y sirvió como inspiración para el conocimiento de la santidad de Dios por parte de las personas, pero no es suficiente. No puede ayudar lo suficiente a las personas a conocer por completo la santidad de Dios ni a entender que esta es única. Además, no puede permitir suficientemente a las personas entender el aspecto del verdadero significado de la santidad ya que está completamente personificada en Dios. Por tanto, es necesario que continuemos hablando de este asunto. En la tercera sección, en nuestra comunicación tratamos tres temas, por lo que ahora expondremos el cuarto, y comenzaremos leyendo las escrituras.

4. La tentación de Satanás

(Mateo 4:1-4) Entonces Jesús fue transportado en espíritu a un lugar solitario para que el diablo lo tentara. Y cuando había ayunado por cuarenta días y cuarenta noches, estaba agotado y con hambre. Y cuando el tentador vino a Él, le dijo: Si Tú eres el Hijo de Dios, di a estas piedras que se vuelvan pan. Pero Él le contestó y dijo: Está escrito, el hombre no vivirá solo de pan pero de cada palabra que salga de la boca de Dios.

Estas son las palabras con las que el diablo intentó tentar primero al Señor Jesús. ¿Cuál es el contenido de lo que dijo? Sigue adelante y léelo. (“Si Tú eres el Hijo de Dios, di a estas piedras que se vuelvan pan”.) El diablo pronunció estas palabras, que eran bastante simples; ¿pero hay algún problema con el contenido esencial de estas palabras? (Sí.) ¿Cuál es el problema? El diablo dijo: “Si Tú eres el Hijo de Dios”; ¿sabía él, pues, en su corazón que el Señor Jesús era el Hijo de Dios? ¿Sabía que Él era el Cristo? (Sí.) Entonces, ¿por qué dijo “Si eres”? (Estaba intentando tentar a Dios.) Por supuesto, estaba intentando tentar a Dios, ¿pero cuál era su propósito al hacerlo? Dijo: “Si Tú eres el Hijo de Dios”. En su corazón, sabía que Jesucristo era el Hijo de Dios; esto estaba muy claro en su corazón, pero a pesar de ello, ¿se sometió a Él o lo adoró? (No.) ¿Qué quiso hacer? Quiso hacer esto y decir estas palabras para enojar al Señor Jesús, incitarlo a morder el anzuelo, y embaucar al Señor Jesús para que hiciera las cosas según su manera de pensar y que cediera ante él. ¿No era esto lo que pretendía? En su corazón sabía muy bien que aquel era el Señor Jesucristo, pero aun así dijo aquello. ¿No es esta la naturaleza de Satanás? ¿Cuál es la naturaleza de Satanás? (Ser taimado, malvado, y no reverenciar a Dios.) No siente reverencia hacia Dios. ¿Cuál es la acción negativa aquí? ¿Acaso no quería atacar a Dios? Quería usar este método para atacar a Dios, y dijo: “Si Tú eres el Hijo de Dios, di a estas piedras que se vuelvan pan”; ¿no es este, en realidad, el propósito malvado de Satanás? (Sí.) ¿Qué estaba intentando hacer realmente? Su propósito es muy claro: estaba intentando usar este método para refutar la posición y la identidad del Señor Jesucristo. Dijo: “Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se vuelvan en pan. Si no lo haces, entonces no eres el Hijo de Dios y simplemente no haces esta obra”. ¿Es esto lo que quiso decir aquí? Quiso usar este método para atacar a Dios, quiso desmantelar y destruir Su obra; esta es la malevolencia y la malicia de Satanás. Su malevolencia es una expresión natural de su naturaleza. Aunque sabía que el Señor Jesucristo era el Hijo de Dios, la propia encarnación de Dios mismo, no podía evitar hacer este tipo de cosa, siguiendo a Dios de cerca, continuando con su ataque y haciendo grandes esfuerzos para obstaculizar y destruir la obra de Dios, y hacer de Él un enemigo.

Ahora, analicemos esta frase que Satanás usó: “di a estas piedras que se vuelvan pan”. Convertir piedras en pan; ¿significa esto algo? No tiene sentido. Si hay comida, ¿por qué no comerla? ¿Por qué es necesario convertir piedras en alimentos? ¿Hay algún sentido aquí? (No.) Aunque estaba ayunando en ese momento, ¿seguro que el Señor Jesús tenía alimentos para comer? ¿Tenía comida? (Tenía.) Así pues, aquí vemos lo ridículo del uso de esta frase por parte de Satanás. Vemos su ridiculez y absurdez en toda su traición y malicia, ¿verdad? Satanás hace varias cosas. Ves su naturaleza maliciosa y ves que destruye la obra de Dios. Es odioso y exasperante. Pero, por otra parte, ¿percibes una naturaleza infantil y absurda detrás de sus palabras y acciones? (Sí.) Esto es una revelación sobre la naturaleza de Satanás; él tiene esta clase de naturaleza y hará este tipo de cosa. Para los hombres, la frase es ridícula e irrisoria. Pero Satanás puede pronunciar de verdad esta clase de palabras. ¿Podemos decir que es ignorante? ¿Absurdo? La maldad de Satanás está en todas partes y se revela constantemente. ¿Y cómo responde a ella el Señor Jesús? (“el hombre no vivirá solo de pan pero de cada palabra que salga de la boca de Dios”.) ¿Tienen algún poder estas palabras? (Lo tienen.) ¿Por qué decimos que tienen poder? (Son la verdad.) Correcto. Estas palabras son la verdad. Ahora bien, ¿vive el hombre sólo de pan? El Señor Jesús ayunó durante cuarenta días y cuarenta noches. ¿Murió de hambre? (No.) No murió de hambre, por lo que Satanás se acercó a Él, incitándolo a convertir las piedras en comida diciendo cosas de este tipo: “Si conviertes estas piedras en comida, ¿no tendrás cosas que comer? ¿No evitarás tener que ayunar, y pasar hambre?”. Pero el Señor Jesús dijo: “el hombre no vivirá solo de pan”, que significa que, aunque el hombre vive en un cuerpo físico, lo que le da la vida, lo que permite que su cuerpo físico viva y respire, no es la comida, sino todas las palabras pronunciadas por la boca de Dios. Por un lado, el hombre considera que estas son la verdad. Ellas le proporcionan fe, le hacen sentir que puede depender de Dios, que Él es la verdad. Por otro, ¿hay un aspecto práctico en estas palabras? (Lo hay.) ¿Por qué? Porque el Señor Jesús ha ayunado durante cuarenta días y cuarenta noches y sigue estando ahí, sigue vivo. ¿Es esto una ilustración? Aquí, la idea es que Él no ha comido nada, ningún alimento durante cuarenta días y noches. Y sigue vivo. Es una poderosa evidencia que subyace a Su frase. Esta es simple, pero, en lo que respecta al Señor Jesús, ¿se la enseñó alguien, o pensó en ella por lo que Satanás le había dicho? Piensa en ello. Dios es la verdad. Dios es la vida. ¿Fueron la verdad y la vida de Dios un añadido posterior? ¿Nacieron de la experiencia? (No.) Son innatas en Dios, lo que significa que la verdad y la vida residen en Su esencia. Sea lo que sea que le sobrevenga, lo que Él revela es la verdad. Esta verdad, esta frase —sea largo o corto su contenido— puede permitirle al hombre vivir, le da vida; puede capacitarlo para encontrar, dentro de sí mismo, la verdad, claridad acerca del camino de la vida, y para tener fe en Dios; esta es la fuente del uso de esta frase por parte de Dios. La fuente es positiva. Por tanto, ¿es santa esta cosa positiva? (Sí.) La frase de Satanás procede de su naturaleza. Él revela su naturaleza malvada, maliciosa, en todas partes, constantemente. ¿Pero hace estas revelaciones de manera natural? (Sí.) ¿Le incita alguien? ¿Le ayuda alguien? ¿Le obliga alguien? (No.) Las emite todas por voluntad propia. Esta es la naturaleza malvada de Satanás. Haga Dios lo que haga, y comoquiera que lo haga, Satanás le pisa los talones. La esencia y los verdaderos rasgos de estas cosas que Satanás dice y hace constituyen su esencia: una esencia malvada, maliciosa. Ahora, si seguimos leyendo, ¿qué más dice este? Sigamos leyendo:

(Mateo 4:5-6) Entonces el diablo lo llevó a la ciudad santa, lo puso en un pináculo del templo y le dijo: Si Tú eres el Hijo de Dios, tírate; porque está escrito: Él enviará Sus ángeles acerca de Ti y en sus manos te sostendrán, para que Tu pie no tropiece sobre una piedra.

Hablemos primero de esta frase de Satanás. Dijo: “Si Tú eres el Hijo de Dios, tírate”, y después citó las Escrituras: “Él enviará Sus ángeles acerca de Ti y en sus manos te sostendrán, para que Tu pie no tropiece sobre una piedra”. ¿Cómo te sientes cuando oyes las palabras de Satanás? ¿No son muy infantiles? Son infantiles, ridículas y asquerosas. ¿Por qué diría Yo esto? Satanás siempre anda metido en algo necio, cree ser muy listo; y frecuentemente cita las escrituras y hasta la palabra misma de Dios, intenta volver estas palabras contra Dios para atacarle y tentarle. Su propósito al hacerlo es destruir el plan de la obra de Dios. Sin embargo, ¿notas algo en lo que Satanás dijo? (Hay intenciones siniestras en ello.) Satanás siempre ha sido un tentador; no habla de forma directa, siempre lo hace dando rodeos, mediante la tentación, el engaño y la seducción. Satanás tienta de igual forma a Dios y al hombre: piensa que tanto uno como otro son ignorantes, necios e incapaces de distinguir con claridad cómo son las cosas. Satanás piensa que ni uno ni otro verán a través de su esencia ni de su astucia, ni de su siniestra intención. ¿No es ahí donde Satanás obtiene su necedad? (Sí.) Además, cita abiertamente las escrituras; piensa que hacerlo le concede credibilidad, y que no podrás descubrir error alguno en esto ni evitar ser engañado por ello. ¿No es en esto donde Satanás está siendo absurdo e infantil? (Sí.) Es como cuando algunas personas difunden el evangelio y dan testimonio de Dios; ¿no dirán los incrédulos algo parecido a lo que dijo Satanás? ¿Has oído a alguien decir algo parecido? (Sí.) ¿Te sientes asqueado cuando oyes cosas como esas? (Sí.) Cuando te sientes asqueado, ¿sientes también repugnancia y se te revuelve el estómago? (Sí.) Cuando tienes estos sentimientos, ¿eres capaz de reconocer que Satanás y el carácter corrupto que este obra en el hombre son malvados? ¿Habéis llegado alguna vez, en vuestros corazones, a una conclusión como: “Dios nunca habla así. Las palabras de Satanás traen ataques y tentación, son absurdas, irrisorias, infantiles, y repugnantes. Sin embargo, en Su discurso y Sus acciones, Dios nunca usaría métodos como este para hablar o llevar a cabo Su obra, y nunca lo ha hecho”? Por supuesto, en esta situación, las personas sólo tienen un atisbo de sentimiento de seguir adelante y no son conscientes de la santidad de Dios; sólo pueden admitir que la palabra de Dios es verdad, pero no saben que la verdad es santidad en sí misma. Con vuestra estatura actual, estáis sintiendo simplemente esto: “Todo lo que Dios dice es la verdad, es beneficioso para nosotros, y debemos aceptarlo”; independientemente de que seas capaz o no de aceptar esto, afirmas sin excepción que la palabra de Dios es la verdad y que Él es la verdad, pero no sabes que esta es santidad en sí misma y que Dios es santo. Así pues, ¿cuál fue la respuesta de Jesús a las palabras de Satanás?

(Mateo 4:7) Jesús le dijo: Está escrito nuevamente: No tentarás al Señor tu Dios.

¿Hay verdad en esta frase que Jesús dijo? (Sí.) La hay. Superficialmente parece un mandamiento para que las personas lo sigan; es una frase muy simple, pero tanto el hombre como Satanás la han quebrantado con frecuencia. Por tanto, el Señor Jesús le respondió a este: “No tentarás al Señor tu Dios”, porque esto es lo que Satanás hacía a menudo y con todas sus fuerzas. Incluso podrías decir que lo hacía con descaro. No estar en el temor de Dios ni reverenciarlo en su corazón es la naturaleza esencial de Satanás. Por tanto, incluso estando al lado de Dios y pudiéndolo ver, no pudo evitar tentarlo. El Señor Jesús le dijo, pues, a Satanás: “No tentarás al Señor tu Dios”. Esta es una frase que Dios le dirigió con frecuencia. ¿Acaso no es adecuado usar esta frase incluso hoy? (Sí.) ¿Por qué? (Porque nosotros también tentamos a menudo a Dios.) Las personas tientan a Dios, ¿pero por qué lo hacen con tanta frecuencia? ¿Se debe a que están llenas del carácter satánico corrupto? (Sí.) ¿Es entonces lo que Satanás dijo arriba algo que las personas dicen a menudo? (Sí.) ¿En qué situaciones? Se podría decir que las personas han estado diciendo cosas como esta y revelándolas de forma natural, independientemente del tiempo o el lugar. Esto demuestra que el carácter de las personas es exactamente el mismo que el carácter corrupto de Satanás. El Señor Jesús pronunció una frase simple, una que representa la verdad y que las personas necesitan. Sin embargo, ¿estaba el Señor Jesús discutiendo con Satanás en esta situación? ¿Había algo de confrontación en lo que dijo a Satanás? (No.) ¿Cómo veía el Señor Jesús en Su corazón la tentación de Satanás? ¿Se sintió asqueado y repugnado? (Sí.) El Señor Jesús se sintió repugnado y asqueado, pero no discutió con Satanás, y mucho menos habló de grandes principios, ¿no es correcto? (Sí.) ¿Por qué? (El Señor Jesús no quería reconocer a Satanás.) ¿Por qué no quería hacerlo? (Porque Satanás es siempre así, nunca puede cambiar.) ¿Podríamos decir que él es irracional? (Sí, podríamos decirlo.) ¿Puede reconocer Satanás que Dios es la verdad? Nunca lo reconocerá ni lo admitirá; esta es su naturaleza. Además, hay algo más en la naturaleza de Satanás que resulta repulsivo para las personas; ¿qué es? En sus intentos de tentar al Señor Jesús, ¿qué creía en su corazón? Aunque tentara a Dios y no tuviera éxito, lo intentaba de todas formas. Aunque fuera castigado, lo hacía igualmente. Aunque no obtuviera nada bueno de hacerlo, lo llevaba a cabo de igual manera, persistía y se levantaba contra Dios hasta el final. ¿Qué clase de naturaleza es esta? ¿No es malvada? (Sí.) Los que se enfurecen cuando se menciona a Dios, ¿han visto a Dios? Los que se enojan cuando se le menciona, ¿lo conocen? No saben quién es Dios, no creen en Él, y Dios no les ha hablado. Él nunca les ha molestado; ¿por qué habían de enojarse? ¿Podríamos decir que estas personas son malas? (Sí.) ¿Serían personas con una naturaleza malvada? Cualesquiera que sean las tendencias que tienen lugar en el mundo, sea diversión, comida, personas famosas, personas hermosas, nada de esto les molestaría, pero una mención de la palabra “Dios” y se alteran; ¿no sería esto un ejemplo de una naturaleza malvada? Esto sirve como prueba satisfactoria de la naturaleza malvada del hombre. Ahora, hablando de vosotros, ¿hay momentos en los que se menciona la verdad, en los que surgen las pruebas de Dios para la humanidad, o en los que se mencionan las palabras de juicio de Dios contra el hombre, y os sentís enojados, sentís repugnancia, y no queréis hablar de ello? Vuestro corazón puede pensar: ¿Cómo va a ser esto la verdad? ¿No dijeron todas las personas que Dios es la verdad? Esto no es la verdad, ¡estas palabras son simple y claramente las palabras de amonestación de Dios hacia el hombre! Algunas personas pueden incluso sentirse asqueadas en sus corazones: Esto surge cada día, Sus pruebas para nosotros se mencionan cada día al igual que Su juicio; ¿cuándo va a acabar todo esto? ¿Cuándo recibiremos el buen destino? No se sabe de dónde procede esta ira irracional. ¿Qué clase de naturaleza es esta? (Naturaleza malvada.) Viene provocada por la naturaleza malvada de Satanás. En cuanto a Dios con respecto a la naturaleza malvada de Satanás y el carácter corrupto del hombre, Él nunca discute ni se pelea con el hombre, y nunca se queja cuando las personas actúan por ignorancia. No veréis que Dios tenga opiniones sobre las cosas parecidas a las de las personas ni tampoco le veréis usar los puntos de vista de los hombres, su conocimiento, su ciencia, su filosofía o la imaginación del hombre para gestionar las cosas. En su lugar, todo lo que Dios hace y todo lo que revela está relacionado con la verdad. Es decir, cada palabra que Él ha dicho y cada acción que ha llevado a cabo conciernen a la verdad. Esta verdad no es una fantasía sin base; Dios expresa esta verdad y estas palabras debido a Su esencia y Su vida. Como estas palabras y la esencia de todo lo que Dios ha hecho son la verdad, podemos afirmar que la esencia de Dios es santa. En otras palabras, todo lo que Dios dice y hace aporta vitalidad y luz a las personas; les permite ver cosas positivas y la realidad de las mismas, y le señala a la humanidad el camino de la luz para que pueda caminar por la senda correcta. Estas se determinan gracias a la esencia de Dios y debido a la esencia de Su santidad. Lo habéis visto, ¿verdad? Continuaremos con una lectura de las escrituras.

(Mateo 4:8-11) Una vez más, el diablo lo lleva a una montaña sumamente alta y le muestra todos los reinos de la tierra, así como su gloria, y le dice: Te daré todo esto si te postras y me adoras. Entonces Jesús le dijo: Vete de aquí, Satanás, porque está escrito: Adorarás al Señor tu Dios, y sólo a Él servirás. Entonces el diablo lo dejó y vinieron ángeles a asistirlo.

Habiendo fracasado Satanás, el diablo, en sus dos artimañas anteriores, intentó una más: mostró todos los reinos del mundo y su gloria al Señor Jesús y le pidió que le adorase. ¿Qué ves respecto a los verdaderos rasgos del diablo a partir de esta situación? ¿No es Satanás el diablo absolutamente descarado? (Sí.) ¿Hasta qué punto puede serlo? Dios lo creó todo, pero Satanás le da la vuelta y se lo muestra a Dios diciendo: “Mira las riquezas y la gloria de todos estos reinos. Si me adoras te los daré todos”. ¿No es esto una inversión de papeles? ¿No es Satanás un desvergonzado? Dios lo hizo todo, ¿pero lo hizo acaso para Su disfrute? Dios dio todo a la humanidad, pero Satanás quería apropiarse de ello, y después dijo: “¡Adórame! Adórame y te lo daré todo”. Este es el feo rostro de Satanás; es absolutamente descarado, ¿verdad? Él ni siquiera conoce el significado de la palabra “vergüenza”, y esto no es más que otro ejemplo de su maldad. Ni siquiera sabe lo que es la “vergüenza”. Satanás sabe claramente que Dios lo creó todo, que Él lo gestiona y lo domina todo. Todo pertenece a Dios, no al hombre, y mucho menos a Satanás, pero este afirmó con absoluto descaro que se lo daría todo a Dios. ¿No está Satanás haciendo una vez más algo absurdo y vergonzoso? Dios aborrece aun más a Satanás ahora, ¿verdad? Sin embargo, independientemente de lo que Satanás intentó hacer, ¿se lo creyó el Señor Jesús? (No.) ¿Qué dijo el Señor Jesús? (“Adorarás al Señor tu Dios”.) ¿Tiene esta frase un significado práctico? (Sí.) ¿Qué clase de significado práctico? Vemos la maldad y la desvergüenza de Satanás en su discurso. Por tanto, si los hombres adoraran a Satanás, ¿cuál sería la conclusión? ¿Recibirían la riqueza y la gloria de todos los reinos? (No.) ¿Qué recibirían? ¿Se volvería la humanidad tan desvergonzada e irrisoria como Satanás? (Sí.) Los hombres no serían diferentes de Satanás entonces. Por tanto, el Señor Jesús pronunció esta frase que es importante para todas y cada una de las personas: “Adorarás al Señor tu Dios, y sólo a Él servirás”. En ella se declara que fuera del Señor, fuera de Dios mismo, si sirves a otro, si adoras a Satanás el diablo, te revuelcas en la misma inmundicia que él. Entonces compartirás la desvergüenza y la maldad de Satanás y, como él, tentarás a Dios y le atacarás. ¿Cuál será entonces tu final? Dios te aborrecerá, te derribará y te destruirá, ¿no es así? Después de haber intentado tentar al Señor Jesús varias veces sin éxito, ¿lo intentó de nuevo Satanás? Ya no lo hizo; se marchó. ¿Qué demuestra esto? Demuestra que la naturaleza malvada de Satanás, su malicia, su absurdez y su ridiculez no merecen mencionarse delante de Dios, porque el Señor Jesús derrotó a Satanás en tan sólo tres frases, tras lo cual este huyó con el rabo entre las piernas, demasiado avergonzado como para mostrar de nuevo su rostro; y nunca más lo tentó. Como el Señor Jesús había derrotado esta tentación de Satanás, ahora podía continuar con facilidad la obra que debía hacer y asumir las tareas que tenía delante de Él. Si se aplicara ahora, ¿conllevaría todo lo que el Señor Jesús dijo e hizo en esta situación algún sentido práctico para todos? (Sí.) ¿Qué clase de sentido práctico? ¿Derrotar a Satanás es algo fácil de hacer? (No.) ¿Qué sería entonces? ¿Deben tener las personas un entendimiento claro de la naturaleza malvada de Satanás? ¿Deben tener las personas un entendimiento preciso de las tentaciones de este? (Sí.) Si alguna vez experimentas las tentaciones de Satanás en tu vida, y eres capaz de ver su naturaleza malvada, ¿serás capaz de derrotarlo? Si sabes de su absurdez y ridiculez, ¿seguirías del lado de Satanás y atacarías a Dios? (No, no lo haríamos.) Si entendieras cómo se revelan a través de ti la malicia y la desvergüenza de Satanás, si reconocieras y conocieras claramente estas cosas, ¿seguirías atacando y tentando a Dios de esta forma? (No, no lo haríamos.) ¿Qué harás? (Nos rebelaremos contra Satanás y lo abandonaremos.) ¿Es eso algo fácil de hacer? (No.) No es fácil. Para hacerlo, las personas deben orar a menudo, presentarse con frecuencia delante de Dios, y autoexaminarse siempre. Deben someterse a la disciplina de Dios así como a Su juicio y castigo, y sólo así escaparán poco a poco del dominio y del control de Satanás.

Podemos recapitular las cosas que forman la esencia de Satanás a partir de sus palabras. Primeramente, se puede decir en general que la esencia de Satanás es malvada, lo que contrasta con la santidad de Dios. ¿Por qué digo que la esencia de Satanás es malvada? Para comprobarlo, hay que considerar las consecuencias de lo que Satanás hace a las personas. Corrompe y controla al hombre, y este actúa bajo el carácter corrupto de Satanás, habita en un mundo corrompido por este y vive entre personas corruptas. Las masas están involuntariamente poseídas y absorbidas por él y, por tanto, el hombre tiene la naturaleza malvada de Satanás. Podemos ver su arrogancia, su astucia y su malicia en todo lo que ha dicho y hecho. ¿Cómo se exhibe principalmente la arrogancia de Satanás? ¿Quiere él ocupar siempre la posición de Dios? Satanás siempre quiere derribar la obra y la posición de Dios, y tomarlas para sí, de forma que las personas lo sigan, lo apoyen, y lo adoren; esta es la naturaleza arrogante de Satanás. Pero cuando este corrompe a las personas, lo hace de una forma astuta y traicionera: cuando Satanás hace su obra en las personas, no les dice directamente cómo rechazar y oponerse a Dios. Cuando Satanás tienta a Dios, no sale y dice: “Te estoy tentando, voy a atacarte”. ¿Qué método usa, pues? (La seducción.) Seduce, tienta, ataca y pone sus trampas, e incluso cita las escrituras. Satanás habla y actúa de diversas formas para lograr sus motivos siniestros. Después de que Satanás haya hecho esto, ¿qué puede verse a partir de lo manifestado en el hombre? ¿No son arrogantes las personas? El hombre ha sufrido por la corrupción de Satanás durante miles de años y, por tanto, se ha vuelto arrogante y extraordinariamente presuntuoso, taimado, malicioso e irracional, ¿verdad? Todas estas cosas surgen por la naturaleza de Satanás; dado que esta es malvada, se la ha dado al hombre y le ha producido este carácter corrupto. Por tanto, el hombre vive bajo el carácter satánico corrupto y, como Satanás, va en contra de Dios, le ataca, y le tienta hasta el punto de no adorarle ni venerarle en su corazón. ¿Es esto correcto?

00:00
00:00

0Resultado(s) de búsqueda