Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

La Palabra manifestada en carne (Continuación)

Recital-latest-expression
La Palabra manifestada en carne (Continuación)

Categorías

Recital-the-word-appears-in-the-flesh
Declaraciones de Cristo de los últimos días (Selecciones)
recital-god-word-selection
Palabras Clásicas de Dios (Pasajes)


La santidad de Dios (II)

Parte 4

E. Cómo usa Satanás las tendencias sociales para corromper al hombre

¿Son las tendencias sociales un nuevo fenómeno? (No.) ¿Cuándo comenzaron entonces? ¿Podría uno decir que lo hicieron cuando Satanás empezó a corromper a la gente? (Sí.) ¿Qué incluyen las tendencias sociales? (La forma de vestir y el maquillaje.) Esto es algo con lo que las personas entran a menudo en contacto. Estilo de vestir, moda y tendencias, este es un pequeño aspecto. ¿Hay algo más? ¿Cuentan también los dichos populares de los que hablan frecuentemente las personas? ¿Cuentan los estilos de vida que estas desean? ¿Cuentan las estrellas musicales, las celebridades, las revistas y las novelas que les gustan? (Sí.) En vuestras mentes, ¿qué aspecto de estas tendencias puede corromper al hombre? ¿Cuál de estas tendencias os seduce más? Algunas personas dicen: “Todos hemos alcanzado una cierta edad, estamos en nuestros cuarenta, cincuenta, sesenta, setenta u ochenta años y no podemos encajar con estas tendencias ni estas atraen ya nuestra atención”. ¿Es esto correcto? (No.) Otros dicen: “No seguimos a celebridades, eso es algo que los jóvenes hacen en la adolescencia y con veinte años; tampoco vestimos ropa de moda; esto es algo que hacen las personas preocupadas por su imagen”. Así pues, ¿cuáles de estas cosas pueden corromperos? (Los dichos populares.) ¿Pueden corromper a las personas estos dichos? Aquí tenéis uno, y podéis ver si lo hace o no: “Por dinero baila el perro”; ¿es esto una tendencia? ¿Acaso no es mucho peor en comparación con las tendencias de moda o culinarias que mencionasteis? (Sí.) “Por dinero baila el perro” es la filosofía de Satanás y prevalece en toda sociedad humana. Podríais decir que es una tendencia, porque se ha impartido a todos y está ahora adherida a su corazón. Las personas pasaron de no aceptar este dicho a estar cada vez más acostumbradas a él, de manera que cuando entraron en contacto con la vida real, recibieron gradualmente una aprobación tácita, reconocieron su existencia y, al final, le dieron su propio sello de aprobación. ¿Es correcto? (Sí.) ¿Acaso no es este proceso el de la corrupción del hombre por parte de Satanás? Quizás los que estáis sentados aquí no entendáis este dicho en el mismo grado, sino que cada uno tiene diferentes grados de interpretación y reconocimiento de este dicho con base en cosas que han acontecido alrededor de ellos y de sus propias experiencias personales, ¿verdad? Independientemente de cuánta experiencia tenga alguien con este dicho, ¿cuál es el efecto negativo que puede producir en el corazón de alguien? (Las personas pensarían que el dinero puede conseguirlo todo, y lo amarían.) El carácter humano de las personas en este mundo, incluidos vosotros los que estáis aquí sentados, revela algo. ¿Cómo se interpreta esto? Es la adoración al dinero. ¿Es difícil sacar esto del corazón de alguien? ¡Es muy difícil! ¡Parece que la corrupción del hombre por parte de Satanás es realmente profunda! ¿Podemos decir esto? (Sí.) Por tanto, después de que Satanás use esta tendencia para corromper a las personas, ¿cómo se manifiesta en ellas? ¿No sentís que no podríais sobrevivir un solo día sin dinero en este mundo, que ni siquiera sería posible conseguirlo un solo día? (Sí.) El estatus de las personas y su respetabilidad se basan en el dinero que tienen. Las espaldas de los pobres se encorvan por la vergüenza, mientras que los ricos disfrutan de su elevada posición. Se alzan llenos de soberbia, hablando en voz alta y viviendo con arrogancia. ¿Qué aportan a las personas este dicho y esta tendencia? ¿No consideran muchos que conseguir dinero merece la pena a cualquier precio? ¿No sacrifican muchos su dignidad y su integridad en la búsqueda de más dinero? ¿No pierden muchas más personas la oportunidad de cumplir con su obligación y seguir a Dios por culpa del dinero? ¿No es esto una pérdida para las personas? (Sí.) ¿No es Satanás siniestro al usar este método y este dicho para corromper al hombre hasta ese punto? ¿No es una artimaña maliciosa? Conforme pasas de la objeción a este dicho popular a aceptarlo finalmente como verdad, tu corazón cae por completo en las garras de Satanás y, por tanto, sin quererlo llegas a vivir por él. ¿En qué grado te ha afectado este dicho? Podrías conocer el camino verdadero, podrías conocer la verdad, pero no tienes poder para buscarla. Podrías conocer claramente la palabra de Dios, pero no estás dispuesto a pagar el precio, a sufrir para hacerlo. En su lugar, sacrificarías tu propio futuro y destino para ir en contra de Dios hasta el final. Por mucho que Dios diga, por mucho que haga, por mucho que te des cuenta de que Su amor por ti es profundo y grande, mantendrás tozudamente el rumbo y pagarás el precio para este dicho. Esto significa que el dicho controla ya tu conducta y tus pensamientos, y que preferirías que controlara tu destino antes que renunciar a él. Las personas actúan así, están controladas y manipuladas por este dicho. ¿No es este el efecto de la corrupción del hombre por Satanás? ¿No son estos la filosofía y el carácter corrupto de Satanás arraigándose en tu corazón? Si te comportas así, ¿no habrá conseguido Satanás su objetivo? (Sí.) ¿Ves cómo ha corrompido Satanás así al hombre? (No.) No lo ves. ¿Puedes sentirlo? (No.) No puedes sentirlo. ¿Ves aquí la maldad de Satanás? (Sí.) Satanás corrompe al hombre en todo tiempo y lugar. Imposibilita que el hombre se defienda de su corrupción, y lo deja desamparado ante ella. Hace que aceptes sus pensamientos, sus puntos de vista y las cosas malas que provienen de él en situaciones en las que no eres consciente y no reconoces lo que te está pasando. Las personas aceptan por completo estas cosas y no hacen excepciones. Las valoran y las consideran un tesoro, dejan que las manipulen y jueguen con ellas y, por ello, la corrupción del hombre por Satanás se vuelve más y más profunda.

Los diversos métodos previamente descritos que Satanás usa para corromper a las personas son obvios y todo el mundo los ha experimentado; Satanás los usa y son inevitables. El hombre tiene conocimiento y algunas teorías científicas, vive con la influencia de la cultura tradicional, y cada cual es heredero de esta. El hombre se ve obligado a seguir con la cultura tradicional que Satanás le ha dado y actúa en concierto con las tendencias sociales que este provee a la humanidad. A pesar de ser inseparable de Satanás, cooperando con lo que este hace en todo momento, aceptando su astucia, su arrogancia, su malicia y su maldad, después de poseer estas disposiciones de Satanás, ¿se siente el hombre feliz o triste al vivir en medio de esta humanidad y en este mundo? (Triste.) ¿Por qué dirías eso? (Está atado por estas cosas y su vida es una lucha amarga.) Hmm. Podrías ver a alguien con gafas y con la apariencia misma de la sabiduría; podría no gritar nunca, ser siempre elocuente, razonable y además, debido a su avanzada edad, podría haber pasado por muchas cosas y ser muy experimentado; podría ser capaz de hablar con detalle sobre asuntos grandes y pequeños, y tener un fundamento sólido para lo que dice. También podría tener una serie de teorías para valorar la autenticidad y la razón de las cosas; y las personas podrían mirar su comportamiento, sus apariencias, y ver cómo se comporta, su integridad y su carácter, y no encontrar fallos en él. Personas como esta satisfacen particularmente las tendencias sociales actuales y nunca se piensa de ellos que sean anticuados; en su lugar, alguien así es vanguardista y moderno. Aunque pueda ser más viejo, nunca va rezagado respecto a los tiempos ni es demasiado anciano para aprender. Superficialmente, nadie puede encontrar un error en él, pero en su interior está total y completamente corrompido por Satanás. Superficialmente, nada es erróneo, es amable, refinado, posee conocimiento y cierta moralidad; tiene integridad y las cosas que sabe son comparables a lo que saben los jóvenes. Sin embargo, con respecto a su naturaleza y esencia, esta persona es un modelo completo y vivo de Satanás, es la imagen y semejanza de Satanás. Este es el “fruto” de la corrupción del hombre por Satanás. Lo que he dicho puede resultaros hiriente, pero es del todo cierto. El conocimiento que el hombre estudia, la ciencia que entiende, y el camino que toma para encajar con las tendencias sociales, sin excepción, son herramientas de la corrupción de Satanás. Esto es absolutamente cierto. Por tanto, el hombre vive en un carácter completamente corrompido por Satanás y no tiene forma de saber qué es la santidad de Dios o qué es Su esencia. Esto se debe a que superficialmente uno no puede encontrar fallos en las formas en que Satanás corrompe al hombre; uno no puede decir que algo es incorrecto basándose en el comportamiento de alguien. Cada cual sigue llevando a cabo su trabajo con normalidad y lleva una vida normal; lee libros y periódicos con normalidad, estudia y habla de un modo normal; algunas personas han aprendido incluso a tener la fachada de la moralidad de forma que pueden saludar, ser educadas, corteses, entender a los demás, ser amigables, ser útiles a los demás, ser caritativas, y evitarán irritarse con los demás y aprovecharse de ellos. Sin embargo, su carácter satánico corrupto está profundamente arraigado en ellos; su esencia no puede cambiarse apoyándose en el esfuerzo externo. El hombre no es capaz de conocer la santidad de Dios a causa de esta esencia, y a pesar de que la esencia de la santidad de Dios se ha hecho pública al hombre, este no la toma en serio. Esto se debe a que Satanás ya ha llegado a poseer completamente los sentimientos, las ideas, los puntos de vista y los pensamientos del hombre a través de diversos medios. Esta posesión y corrupción no es temporal u ocasional; está presente en todas partes y en todo momento. Por tanto, muchas personas que han creído en Dios durante tres o cuatro años, incluso cinco o seis, siguen aferrándose a los pensamientos y opiniones que Satanás ha inculcado en ellas como si estuvieran agarrando un tesoro. Como el hombre ha aceptado la naturaleza malvada, arrogante y maliciosa de Satanás, inevitablemente en sus relaciones interpersonales hay frecuentes conflictos, discusiones e incompatibilidades, creados como consecuencia de la naturaleza arrogante de Satanás. Si este le hubiera dado a la humanidad cosas positivas —por ejemplo, si el confucianismo y el Taoísmo de la cultura tradicional que el hombre aceptó se consideraran cosas buenas— los tipos similares de persona deberían ser capaces de llevarse bien entre sí tras aceptar esas cosas, ¿verdad? ¿Por qué existe, pues, una división tan grande entre personas que han aceptado las mismas cosas? ¿Por qué ocurre esto? Se debe a que estas cosas proceden de Satanás y que este crea división entre las personas. Las cosas que Satanás provee, por muy dignas o grandes que parezcan en la superficie, traen al hombre o hacen surgir en su vida tan sólo arrogancia, y nada más que la astucia de la naturaleza malvada de Satanás. ¿No es eso cierto? Alguien que pudiera enmascararse, poseer riqueza de conocimiento o tener una buena educación lo tendría difícil para ocultar su carácter satánico corrupto. Por muchas maneras que usara para camuflarse, si pensaras en esa persona como una santa, o si pensaras que era perfecta, o que era un ángel, por muy pura que te pareciera, ¿cómo sería su vida detrás del escenario? ¿Qué esencia verías en la revelación de su carácter? Sin duda verías la naturaleza malvada de Satanás. ¿Se podría decir esto? (Sí.) Digamos, por ejemplo, que conocéis a alguien cercano a quien consideráis una buena persona, o que te pareció una buena persona; quizás alguien a quien habéis idolatrado. Con tu estatura actual, ¿qué piensas de esa persona? Primero, miras si este tipo de persona tiene o no humanidad, si es honesta, si tiene amor verdadero por las personas, si sus palabras y sus actos benefician y ayudan a los demás. (No.) ¿Qué es, en realidad, la pretendida benignidad, el amor o la bondad que se está revelando aquí? Es todo fachada, todo falso. Esta fachada detrás del escenario tiene un propósito malvado ulterior: hacer que se adore e idolatre a esa persona. ¿Veis esto claramente? (Sí.)

¿Qué le aportan a la humanidad los métodos que Satanás usa para corromperla? ¿Hay algo positivo en ello? (No.) Primero, ¿puede el hombre diferenciar entre el bien y el mal? (No.) Ves, en este mundo, se trate de una persona importante, de un periódico, o de alguna emisora de radio, si dicen que esto o aquello es bueno o malo, ¿es esto preciso? (No.) ¿Es esto correcto? (No.) ¿Son justas sus valoraciones de los acontecimientos y las personas? (No.) ¿Hay verdad en ello? (No.) ¿Valora este mundo o la humanidad las cosas positivas y negativas basándose en el estándar de la verdad? (No.) ¿Por qué no tienen las personas esa capacidad? Las personas han estudiado demasiado conocimiento, saben demasiado sobre ciencia; ¿no son sus capacidades suficientemente grandes? ¿Por qué no pueden diferenciar entre cosas positivas y negativas? ¿Por qué ocurre esto? (Porque las personas no tienen la verdad; la ciencia y el conocimiento no son la verdad.) Lo único que Satanás trae a la humanidad es maldad y corrupción, y carece de la verdad, de la vida y del camino. Con la maldad y la corrupción que Satanás aporta al hombre, ¿puedes decir que Satanás tiene amor? ¿Puedes decir que el hombre tiene amor? Algunas personas podrían decir: “Estás equivocado, hay muchas personas por el mundo que ayudan a los pobres o las personas sin hogar. ¿No son buenas personas? También existen organizaciones caritativas que hacen buenas obras, ¿no es para bien todo el trabajo que hacen?”. ¿Qué decimos entonces sobre esto? Satanás usa muchos métodos y teorías diferentes para corromper al hombre; ¿es esta corrupción un concepto confuso? No, no lo es. Satanás también lleva a cabo cosas prácticas, que incluyen una diversidad de cosas falsas disfrazadas de buenas, así como acciones muy engañosas, que hace con su propia intención y propósito. Las personas corruptas y Satanás son lo mismo; también están en este mundo y en la sociedad promoviendo un punto de vista o teoría. En cada dinastía y en cada época promueven una teoría e inculcan algunos pensamientos en los hombres. Estos pensamientos y teorías se arraigan gradualmente en los corazones de las personas, y entonces estas comienzan a vivir por ellos; ¿no se convierten involuntariamente en Satanás? ¿No son las personas una sola cosa con Satanás? Cuando las personas se hacen uno con Satanás, ¿cuál es su actitud hacia Dios al final? ¿No es la misma que Satanás tiene hacia Dios? Nadie se atreve a admitir esto, ¿verdad? ¡Es muy aterrador! Las personas son Satanás, y su naturaleza es la propia naturaleza de Satanás. ¿Por qué digo que la naturaleza de este es malvada? Esto se determina y se analiza con base en lo que Satanás ha hecho y las cosas que ha revelado; que Satanás es malvado está fundamentado. Si sólo dijera que lo es, ¿qué pensaríais? Pensaríais: “Obviamente, Satanás es malvado”. Por tanto, te preguntaré: “¿Qué aspecto de Satanás es malvado?”. Si dices: “La resistencia de Satanás a Dios es malvada”, seguirás hablando sin claridad. Ahora que hemos dado los detalles de esta forma, ¿tenéis entendimiento respecto al contenido específico de la esencia de la maldad de Satanás? (Sí.) Ahora que habéis tenido este entendimiento de la naturaleza malvada de Satanás, ¿cuánto entendéis sobre vosotros? ¿Están vinculadas estas cosas? (Sí.) ¿Os hace daño este vínculo? (No.) ¿Es útil para vosotros? (Sí.) ¿Cómo de útil? (¡Una gran ayuda!) Hablad con detalle; no oiré palabras ambiguas. ¿A cuánto equivale este “muy grande”? (Sabemos qué cosas odia Dios, qué cosas van contra Él; nuestros corazones tienen un poco claras estas cosas.) Hmm, ¿hay algo más que añadir? Cuando hablo acerca de la esencia de la santidad de Dios, es necesario que hable sobre la esencia malvada de Satanás, ¿cuál es tu opinión? (Sí, es necesario.) ¿Por qué? (La maldad de Satanás da mayor relieve a la santidad de Dios.) ¿Es esto así? Esto es parcialmente correcto por cuanto, sin la maldad de Satanás, las personas no sabrán de la santidad de Dios; esto es correcto. Sin embargo, si dices que la santidad de Dios sólo existe por su contraste con la maldad de Satanás, ¿es esto correcto? Este argumento es erróneo. La santidad de Dios es Su esencia inherente; aunque Dios la revele o Dios actúe, posee esta esencia inherente que se revela de forma natural, es intrínseca a Dios mismo, y siempre ha existido, pero el hombre no puede verla. El hombre vive en el carácter corrupto de Satanás y en su esencia corrupta, y no sabe de la santidad o del contenido específico de la santidad de Dios. ¿Es esto correcto? Por tanto, ¿piensas que es necesario que comuniquemos primero sobre la esencia malvada de Satanás? (Sí, lo es.) Ves, hemos hablado sobre varios aspectos de la singularidad de Dios y no mencionamos la esencia de Satanás, ¿verdad? Algunas personas pueden expresar alguna duda como: “Estás hablando sobre Dios mismo, ¿por qué estás hablando siempre sobre cómo corrompe Satanás a las personas y lo malvada que es la naturaleza de este?”. ¿Has atenuado estas dudas? (Sí.) ¿Cómo lo hiciste? (Por medio de la enseñanza de Dios, diferenciamos lo que es malo.) Cuando las personas tengan discernimiento del mal y cuando tengan una definición precisa del mismo, cuando puedan ver claramente el contenido específico y la manifestación del mal, su fuente y su esencia, cuando la santidad de Dios se exponga ahora, las personas serán realmente conscientes, o lo reconocerán con claridad como la santidad de Dios, como la verdadera santidad. Si no expongo la maldad de Satanás, algunas personas creerán erróneamente que algo que las personas hagan en la sociedad y entre las personas o algo en este mundo puede estar relacionado con la santidad. ¿No es erróneo este punto de vista? (Sí.) He enseñado por tanto sobre la esencia de Satanás. ¿Qué tipo de entendimiento de la santidad de Dios habéis conseguido a través de vuestras experiencias en años recientes, a partir de ver la palabra de Dios y experimentar Su obra? Sigue adelante y habla sobre ello. No tienes que emplear palabras agradables al oído, sino hablar basándote en tus experiencias; ¿es la santidad de Dios sólo Su amor? ¿Es simplemente el amor de Dios lo que describimos como santidad? Eso sería demasiado parcial, ¿verdad? ¿No sería parcial? (Sí.) Por tanto, además del amor de Dios, ¿hay otros aspectos de la esencia de Dios que hayáis visto? (Sí.) ¿Qué habéis visto? (Dios detesta las festividades y las fiestas, las costumbres y las supersticiones; esta es la santidad de Dios.) Dijiste simplemente que Dios detesta ciertas cosas; Él es santo y, por tanto, detesta cosas; ¿es esto lo que significa? (Sí.) En su raíz, ¿qué es la santidad de Dios? ¿La santidad de Dios no tiene un contenido sustancial, sólo que Él detesta cosas? ¿Estáis pensando en vuestra mente: “Como Dios odia estas cosas malas, se puede decir que Él es santo”? ¿No hay especulación aquí? ¿No es esto una forma de deducción y juicio? ¿Cuál es el mayor tabú cuando se trata de entender la esencia de Dios? (Dejar atrás la realidad.) Es cuando dejamos atrás la realidad para hablar de doctrinas; este es el mayor tabú. ¿Algo más? (La especulación y la imaginación.) La especulación y la imaginación también son tabúes muy fuertes. ¿Por qué no son útiles la especulación y la imaginación? ¿Acaso aquello sobre lo que especulas e imaginas son cosas que puedes ver realmente? (No.) ¿Son la verdadera esencia de Dios? (No.) ¿Qué más es tabú? ¿Es tabú la mera enumeración de un montón de palabras que suenan bien sobre la esencia de Dios? (Sí.) ¿No es esto jactancioso y carente de sentido? El juicio y la especulación no tienen sentido, como tampoco lo tiene el escoger palabras que suenen bien. ¿Hay algo más? La alabanza vacía tampoco tiene sentido, ¿verdad? (Sí.) ¿Disfruta Dios escuchando a las personas decir este tipo de sinsentido? (No, no lo hace.) ¿Cuál es un sinónimo de “no disfrutar” de algo? (Sentirse incómodo.) ¡Él se siente incómodo oyéndolo! Dios guía y salva a un grupo de personas, y después de que este grupo de personas oiga Sus palabras nunca entiende lo que Él quiere decir. Alguien puede preguntar: “¿Es bueno Dios?” y ellos responderán: “¡Bueno!”. “¿Cómo de bueno?”. “¡Muy, muy bueno!”. “¿Ama Dios al hombre?”. “¡Sí!”. “¿Cuánto?”. “¡Mucho, mucho!”. “¿Puedes describir el amor de Dios?”. “¡Es más profundo que el mar, más alto que el cielo!”. ¿No es esto un sinsentido? ¿No es un sinsentido similar a lo que acabáis de decir respecto a que “Dios odia el carácter corrupto de Satanás y, por tanto, Dios es santo”? (Sí.) ¿No es un sinsentido lo que acabáis de decir? ¿De dónde procede la mayoría de las cosas sin sentido que se dicen? (De Satanás.) Vienen de Satanás. Las cosas sin sentido que se dicen proceden principalmente de la irresponsabilidad de las personas y su irreverencia a Dios. ¿Podríamos decir esto? (Sí.) No tenías ningún entendimiento, pero aun así dijiste un sinsentido, ¿no es esto ser irresponsable? ¿No es irrespetuoso hacia Dios? Has estudiado un poco de conocimiento, entendido un poco de razonamiento y un poco de lógica, que has usado aquí y, además, lo has hecho así para conocer a Dios. ¿Piensas que Dios se siente incómodo oyendo esto? ¿Cómo podéis conocer a Dios usando estos métodos? ¿No suena raro? Por tanto, cuando se trata del conocimiento de Dios, uno debe ser muy cauto; cuando conoces a Dios, habla sólo de ello. Habla sinceramente y de forma práctica, y no adornes tus palabras con cumplidos rutinarios ni uses la adulación; Dios no lo necesita y este tipo de cosa procede de Satanás. El carácter de Satanás es arrogante y le gusta ser adulado y oír palabras bonitas. Satanás se complacerá y estará feliz si las personas enumeran todas las palabras biensonantes que han aprendido y las usan para Satanás. Pero Dios no lo necesita; Él no necesita halagos ni adulación, ni exige que las personas hablen sinsentidos y lo adoren ciegamente. Dios aborrece y ni siquiera escuchará la alabanza y la adulación que no concuerdan con la realidad. Por tanto, cuando algunas personas alaban ciegamente a Dios y lo que dicen no encaja con lo que hay en su corazón, y cuando hacen votos ciegamente a Dios y oran a Él de un modo descuidado, Él no las escucha en absoluto. Debes asumir la responsabilidad de lo que dices. Si no sabes algo, simplemente reconócelo; si sabes algo, exprésalo de una forma práctica. Ahora bien, en cuanto al contenido real de la santidad de Dios, ¿tenéis un entendimiento específico de ella? Ahora no os atreveréis a decir cosas sin sentido, ¿verdad? No estáis diciendo sinsentidos, pero no podéis parar de hablar, por lo que deberíais tener algún entendimiento, ¿verdad? ¿Estáis pensando en ello? Lo estáis gestionando concienzudamente, ¿verdad? Puedes decir unas cuantas cosas ahora. (Cuando mostré rebeldía, cuando transgredí, recibí el juicio y el castigo de Dios, y de esta forma vi la santidad de Dios. Y cuando caí en situaciones y entornos que no se conformaban a mis expectativas, oré sobre estas cosas y busqué los propósitos de Dios; y cuando Él me esclareció y me guió con Sus palabras, vi Su santidad.) Hmm, esto es de tu propia experiencia, ¿verdad? (Cuando Dios guía a las personas a lo largo del camino, y conforme tiene dominio sobre las personas, en ello veo la santidad de Dios. Realmente, en lo que Dios acaba de decir respecto a cómo Satanás corrompe al hombre y este ha estado viviendo bajo su corrupción y aflicción, el hombre no tiene control sobre esto; veo verdaderamente la santidad de Dios por medio de la obra de Dios en el hombre.) (He visto a partir de lo que Dios ha hablado que Satanás ha corrompido y dañado al hombre así. Sin embargo, Dios lo ha dado todo para salvarnos y en ello veo la santidad de Dios.) Esta es una manera realista de hablar y es conocimiento verdadero. ¿Hay diferentes opiniones sobre esto? (No sé si mi entendimiento es o no correcto. En la enseñanza que Dios nos acaba de hacer, veo la maldad de Satanás en las cosas que este dice y hace. En la primera enseñanza, dijo que Dios le indicó al hombre lo que podía comer y lo que no, y que las palabras de Dios revelaban limpieza y franqueza; en ello veo la santidad de Dios. Eso es lo que puedo añadir.) Hmm. En lo que habéis oído decir a estas personas, ¿a las palabras de quién decís Amén en su mayor parte? ¿Qué discurso o qué exposición se ha acercado más al tema del que hemos comunicado hoy? ¿Cuál fue más realista? ¿Cómo fue la comunicación de la última hermana? (Buena.) Dices Amén a lo que ella ha dicho; ¿qué ha dicho ella que diera justo en el blanco? Puedes ser directo, di lo que tengas que decir y no te preocupes por equivocarte. (En las palabras que la hermana acaba de decir, oí que la palabra de Dios es directa y muy clara, no es en absoluto como los rodeos que da Satanás al hablar. Vi la santidad de Dios en esto.) Hmm, esto es parte de ello. ¿Habéis oído todos lo que se acaba de decir? (Sí.) ¿Era correcto? (Sí.) Démosle a la hermana una ronda de aplausos. Muy bien. Veo que habéis ganado algo en estas dos enseñanzas recientes, pero debéis seguir trabajando duro. La razón por la que debéis esforzaros es que el entendimiento de la esencia de Dios es una lección muy profunda; no es algo que se llegue a entender de la noche a la mañana o de lo que se pueda hablar con claridad en tan sólo unas pocas palabras.

Cada aspecto del carácter satánico corrupto de las personas , el conocimiento, la filosofía, sus pensamientos y sus puntos de vista, así como los aspectos personales, les dificultan en gran manera el conocimiento de la esencia de Dios. Por tanto, cuando oís estos temas, algunos pueden estar más allá de vuestro alcance, es posible que no entendáis algunos, y no podréis hacer coincidir otros con la realidad. Independientemente de ello, he oído cómo entendéis la santidad de Dios y sé que en vuestros corazones estáis empezando a reconocer lo que he dicho y enseñado sobre la santidad de Dios. Sé que en vuestros corazones está empezando a germinar vuestro deseo de entender la esencia de la santidad de Dios. ¿Pero qué me hace incluso más feliz? Que algunos de vosotros ya seáis capaces de usar las palabras más simples para describir vuestro conocimiento de la santidad de Dios. Aunque esto es algo sencillo de decir, y lo he dicho antes, en los corazones de la mayoría de vosotros esto ha de ser aprobado aún o hacer mella. Sin embargo, algunos de vosotros han seguido estas palabras a rajatabla; esto es bastante bueno y es un buen comienzo. Espero que en los temas que os parezcan profundos o en aquellos que están fuera de vuestro alcance, continuéis participando, y habléis más y más sobre ellos. Para esos asuntos que están fuera de vuestro alcance habrá alguien para daros más dirección. Si os involucráis en hablar más respecto a los ámbitos que están ahora dentro de vuestro alcance, el Espíritu Santo hará Su obra y llegaréis a un entendimiento mayor. Entender la esencia de Dios y conocerla proporciona una ayuda inconmensurable para la entrada en la vida de las personas. Espero que no ignoréis esto ni lo veáis como un juego, porque conocer a Dios es la base y el fundamento esencial para la fe del hombre en Dios y para su búsqueda de la verdad y la salvación; y es algo de lo que no se puede prescindir. Si el hombre cree en Dios, pero no lo conoce, y si vive en algunas letras y doctrinas, nunca conseguirás la salvación aunque actúes y vivas de acuerdo con las palabras superficiales de la verdad. Es decir, si tu fe en Dios no se basa en conocerle a Él, entonces tu fe no significa nada. Lo entiendes, ¿verdad? (Si, lo entendemos.) Aquí acabará por hoy nuestra comunicación.

4 de enero de 2014

00:00
00:00

0Resultado(s) de búsqueda