736 ¿Has renunciado a tus nociones religiosas?

1 En la actualidad hay muchas personas que creen de una manera confusa. Vuestra curiosidad es demasiado grande, vuestro deseo de buscar bendiciones es demasiado grande, y el de buscar la vida demasiado pequeño. La verdad es que sólo estáis siguiendo de manera superficial, sin buscar en absoluto el camino verdadero, y no venís intencionalmente a obtener vida. Vuestra actitud es tan sólo querer ver qué pasará. Como no habéis dejado muchas de vuestras viejas nociones, nadie de entre vosotros ha sido capaz de ofrecerse por completo. Una vez llegados a este punto, seguís todos preocupados por vuestro destino, pensáis día y noche, y nunca sois capaces de dejarlo.

2 ¿Piensas que los fariseos de quienes hablo son los “viejos hombres” de la religión? ¿No sois vosotros representantes de los fariseos más progresistas de la era presente? ¿Piensas que esas personas a las que menciono, quienes me cotejan con la Biblia sólo se refieren a esos expertos bíblicos de los círculos religiosos? ¿Piensas que cuando hablo de quienes clavan una vez más a Dios en la cruz estoy aludiendo a los líderes de los círculos religiosos? ¿No sois vosotros los mejores actores que interpretáis esos papeles? ¿Piensas que todas las palabras que pronuncio para contraatacar las nociones de las personas se burlan de los pastores y de los ancianos de la religión? ¿No habéis tomado parte también en todas estas cosas?

3 ¿Piensas que sólo tienes algunas nociones? Tan sólo es que ahora todos habéis aprendido a ser muy inteligentes. No habláis de las cosas que no entendéis ni traicionáis vuestros sentimientos sobre ellas, sino que vuestro corazón de reverencia y vuestro corazón de sumisión sencillamente no existen. A vuestro modo de ver, estudiar, observar y esperar son vuestras mayores prácticas hoy. Habéis aprendido a ser demasiado inteligentes. ¿Sabéis, sin embargo, que esta es una astuta psicología vuestra? ¿Pensáis que un momento de astucia por vuestra parte os ayudará a escapar del castigo eterno?

Adaptado de ‘Debéis entender la obra; ¡no sigáis confusamente!’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 735 Las consecuencias del servicio apasionado a Dios

Siguiente: 738 Dios no elogia a quienes sirven como Pablo

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Dios mismo, el único III

La autoridad de Dios (II)Hoy continuaremos con nuestra enseñanza sobre el tema de “Dios mismo, el único”. Ya hemos tenido dos enseñanzas...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro