981 Dios salva a los que aman la verdad

1 Las cosas que suceden cada día, grandes o pequeñas, pueden sacudir tu determinación, ocupar tu corazón, restringir tu capacidad de cumplir con tu deber o controlar tu progreso; es necesario tratar todas estas cosas con seriedad, deberían examinarse con cuidado para buscar la verdad, y son todas ellas cosas que ocurren dentro del ámbito de la experiencia. Algunas personas abandonan cuando la negatividad les sobreviene, y son incapaces de levantarse después de cada revés. Estas personas son necias y mediocres, gastan toda una vida sin obtener la verdad; ¿cómo podrían seguir, pues, hasta el final?

2 Las personas astutas y las que tienen de verdad la cualidad interior de entender los asuntos espirituales son buscadoras de la verdad, y ocho de cada diez veces son capaces de lograr alguna inspiración, alguna lección, algún esclarecimiento y algún progreso. Cuando a una persona mediocre le ocurre la misma cosa diez veces, no sacará ni una sola vez provecho vital alguno, no efectuará ni un solo cambio ni entenderá su naturaleza antes de que todo acabe. Cae cada vez que ocurre, necesita que cada vez otra persona tire de ella o la empuje, y son los demás los que tienen que alegrarla; si nadie la alegra, la empuja, la golpea o tira de ella, no hay nada que hacer y no se levanta. Cada vez que ocurre, hay peligro de caída, y cada vez existe el riesgo de que degenere. ¿No es esto el final para ella? ¿Siguen existiendo razones para que sea salva?

3 Salvar a las personas es salvar la parte de ellas que constituye su voluntad y su determinación, y la parte de ellas en su corazón que es su anhelo por la verdad y la justicia. Decir que alguien tiene resolución significa que anhela la justicia, la bondad y la verdad, y que tiene conciencia. Dios salva esta parte de ti y, a través de esto, Él cambia el aspecto de tu carácter corrupto. Si no anhelas la justicia ni te gozas en la verdad no puedes ser salvo.

Adaptado de ‘Las personas confundidas no pueden ser salvas’ en “Registros de las pláticas de Cristo”

Anterior: 980 Los que aman la verdad son los que la obtendrán

Siguiente: 982 Puedes ser salvado si no abandonas la verdad

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro