547 Dios salva a los que aman la verdad

1 Todas las cosas que surgen cada día, sean grandes o pequeñas, que pueden sacudir tu determinación, ocupar tu corazón o restringir tu capacidad de cumplir con tu deber y tu progreso hacia delante requieren un tratamiento diligente; debes analizarlas detenidamente y buscar la verdad. Todas estas cosas ocurren dentro del ámbito de la experiencia. Algunas personas abandonan cuando les sobreviene la negatividad, y son incapaces de volverse a poner de pie después de cada revés. Todas estas personas son necios que no aman la verdad y no la obtendrán aunque vivan toda una vida de fe. ¿Cómo podrían seguir hasta el final tales necios?

2 Las personas astutas y las que tienen verdadero calibre y entienden los asuntos espirituales son buscadoras de la verdad; aunque le pase algo diez veces, en tal vez ocho de esos casos serán capaces de lograr alguna inspiración, aprender alguna lección, lograr algún esclarecimiento y hacer algún progreso. Cuando un necio que no entiende los asuntos espirituales falla y tropieza diez veces, aún no está despierto ni busca la verdad para descubrir la causa del problema. Por más que esa clase de persona escuche sermones, nunca entenderá la verdad; es un caso perdido. Cada vez que tropieza, necesita que otro la ayude a levantarse y la persuada. Estas personas son inútiles y Dios no las salva.

3 La salvación de Dios para la humanidad es de aquellos que aman la verdad, de la parte de ellos con voluntad y determinación, y de la parte de ellos que es su anhelo por la verdad y justicia en su corazón. La determinación de una persona se refiere a la parte de ellos dentro de su corazón que anhela la justicia, la bondad y la verdad, y que posee conciencia. Dios salva esta parte de la gente, para que puedan comprender y obtener la verdad, para que su corrupción pueda ser purificada y su carácter de vida pueda transformarse. Si en el interior de la gente no hay amor por la verdad ni aspiraciones de justicia y luz, no se puede salvar.

Adaptado de La Palabra, Vol. III. Discursos de Cristo de los últimos días. Las personas confundidas no pueden ser salvas

Anterior: 546 A Dios le gustan aquellos que persiguen la verdad

Siguiente: 548 Dios aprecia a la gente con convicción

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

58. Desenmascarar a una falsa líder: un dilema personal

Una vez que hube entendido los principios asociados con ser una persona honesta, comencé a tratar de poner esos principios en práctica. En mis tratos con los demás, conscientemente traté de no ser astuto ni adivinar ni ponerme en guardia. Cuando tuve éxito, me sentí particularmente libre y liberado.

Capítulo 37

A lo largo de las eras, en toda la obra que he llevado a cabo, cada una de sus etapas ha involucrado Mis métodos apropiados de trabajo. Por...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp