550 Debes tratar de ser un superviviente

1 Os dirigiré a una senda, una que garantiza que todos tendréis un camino que seguir, es decir, para buscar la supervivencia. No os preocupéis por la posición o el estatus que tendréis en el futuro; preocuparos tan solo de lo que deberíais hacer mientras procuráis sobrevivir. Esto es algo que las personas deberían procurar: es adecuado y no es un deseo extravagante, porque los seres humanos que sobreviven serán definitivamente buenas personas. Darán, sin lugar a duda, testimonio glorioso de Dios y satisfarán ciertamente Su voluntad. Procurar sobrevivir no es, pues, un deseo exagerado, sino algo por lo que las personas deberían esforzarse. Esto está completamente conforme a la obra de salvación de Dios.

2 Todos deberíais elaborar el plan más básico posible para sobrevivir en el futuro, ya sea como hacedor de servicio, como un miembro del pueblo de Dios, como uno de los hijos de Dios o como alguien de estatus elevado. En lo único que tienes que pensar es en aquello que debes hacer para ganarte la aprobación de Dios y así sobrevivir, porque Él espera que más personas sobrevivan. ¿No simplifica esto vuestra búsqueda? Deberíais comprender esto: una búsqueda correcta no es un deseo extravagante. En su creencia en Dios, las personas no deberían tener deseos extravagantes sino que deberían tener búsquedas adecuadas.

Adaptado de ‘Debes buscar ser un sobreviviente’ en “Registros de las pláticas de Cristo de los últimos días”

Anterior: 549 Todo problema puede resolverse buscando la verdad

Siguiente: 551 La resolución necesaria para buscar la verdad

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Capítulo 3

El Rey triunfante está sentado sobre Su glorioso trono. Ha llevado a cabo la redención y ha dirigido a todo Su pueblo para aparecer en...

19. Aprendí a tratar correctamente a las personas

En ese momento no pude evitar estremecerme ante mis pensamientos y acciones, al verme lleno del veneno del gran dragón rojo, que todo lo que se expuso fue la enemistad contra Dios. Dios verdaderamente odia esto y está disgustado por eso.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp