268 Deseo someterme a la obra de Dios

¡Oh, Dios! Ojalá que obres en mí,

que me juzgues, purifiques y cambies,

para que pueda saber lo que deseas y obedecerte.

Hay un gran amor y voluntad en Tu salvación.

Aunque sea rebelde y corrupto,

aunque mi naturaleza sea traicionera,

hoy entiendo Tu voluntad de salvar a la humanidad.

Te ruego que me proveas acorde a mis carencias,

para que entienda Tu voluntad, sin importar

que pruebas tenga que experimentar ni cuánto tenga que sufrir.

No me quejaré ni me rebelaré; te complaceré.

Te obedeceré totalmente.


¡Oh, Dios! Ojalá que me des aún más

situaciones, pruebas y sufrimiento;

me permiten contemplar Tu mano cuando estoy dolido,

me permiten ver Tus actos cuando estoy mal.

Te ruego que me proveas acorde a mis carencias,

para que entienda Tu voluntad, sin importar

que pruebas tenga que experimentar ni cuánto tenga que sufrir.

No me quejaré ni me rebelaré; te complaceré.

Te obedeceré totalmente.


Tus pruebas son inmensas, pero sé que son Tu amor por mí.

Tu refinamiento es inmenso, pero sé que es Tu amor por mí.

Anterior: 267 El juicio de Dios hizo más puro a mi corazón que ama a Dios

Siguiente: 270 Un corazón fiel a Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro