117 El resultado obtenido por conocer a Dios

I

Un día sentirás que el Creador no es un misterio

y que nunca se ha escondido.

No ha ocultado Su rostro de ti y nunca está lejos de ti.

Ya no es Aquel a quien anhelas durante noche y día

y no logras alcanzar con tus pensamientos.

Él es realmente una guardia a tu lado,

alimenta tu vida y controla tu destino.

Él no está en el horizonte lejano

ni se ha escondido entre las nubes.

Está justo a tu lado presidiendo sobre ti,

es todo y lo único que tienes.

II

A ese Dios vas a adorarlo, tenerlo cerca y a admirarlo,

vas a aferrarte a Él y vas a temer perderlo.

No vas a renunciar más a Él ni lo vas a desobedecer.

No lo quieres evitar ni de tu lado alejar,

sólo quieres cuidarlo y obedecerlo,

compensarle lo que te da y rendirte a Su dominio,

y no rechazar Su guía, Su cuidado y protección.

Ya no te opones a lo que Él te ordena o te dicta,

sólo quieres caminar justo a Su lado.

Vas a aceptarlo como tu única vida,

como tu único Dios y Señor.


Adaptado de ‘Conocer a Dios es el camino hacia el temer a Dios y apartarse del mal’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior : 116 Comprende que el castigo y el juicio de Dios son amor

Siguiente : 118 Sólo los íntimos de Dios son dignos de servirlo

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

57. Yo experimenté la salvación de Dios

Entonces, a través del juicio y del castigo, Él me trajo salvación, bendiciéndome con Su gracia salvadora y ayudándome a escapar de las garras de la corrupción de Satanás.

45. Todas las palabras de Dios representan el juicio mismo sobre el hombre

Tras leer las palabras de Dios, la admonición “cuando tu relación con tus hermanos y hermanas es normal, entonces tus condiciones delante de Dios también son normales” quedó grabada en mi mente de una manera especialmente clara. En mi búsqueda, reflexionaba en profundidad sobre esta afirmación. A través del esclarecimiento del Espíritu Santo, sentí que esta declaración aparentemente sencilla encarnaba en realidad una majestuosidad y un juicio que me atravesó el corazón como una espada.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro