66 Tiempo

I

De lejos llega un alma solitaria,

explorando el futuro, buscando el pasado,

trabajando duramente y persiguiendo un sueño.

No sabe de dónde viene ni adónde va,

nació entre lágrimas y muere desesperada.

Aunque pisoteada, sigue aguantando.

Tu llegada pone fin a la vida afligida perdida.

Atisbo la esperanza y recibo el amanecer.

Contemplo la lejana niebla, y allí vislumbro Tu silueta.

Es el resplandor, el resplandor de Tu rostro.

II

Ayer vagaba por tierras extrañas,

pero hoy he encontrado el camino a casa.

Cubierto de heridas, inhumano,

me lamento de que la vida es un sueño.

Tu llegada pone fin a la vida afligida perdida.

Ya no estoy perdido. Ya no deambulo.

Ya estoy en casa. Veo Tu túnica blanca.

Es el resplandor, el resplandor de Tu rostro.

III

Muchos ciclos de renacimiento, muchos años de espera,

ya ha venido el Todopoderoso.

El alma solitaria encontró su camino y ya no está triste.

Un sueño de miles de años, miles de años, miles de años.

Anterior: 64 Qué dicha es creer en Dios

Siguiente: 68 Dios Todopoderoso, el más hermoso

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro