961 Entiende tu verdadera situación para entenderte a ti mismo

1 Si quieres entenderte a ti mismo, debes entender tu verdadera situación; lo más importante para ello es comprender tus propias ideas y pensamientos. En cada período de tiempo, los pensamientos de las personas han estado controlados por una cosa principal; si puedes dominar tus pensamientos, puedes hacer lo propio con lo que subyace a ellos. Nadie es capaz de controlar sus pensamientos e ideas. ¿De dónde proceden? ¿Cuáles son los motivos subyacentes? ¿Cómo se producen estos pensamientos e ideas? ¿Qué los controla? ¿Cuáles son las naturalezas de estos pensamientos e ideas?

2 Después de que tu carácter se haya transformado, tus pensamientos e ideas, los deseos que tu corazón busca y tus puntos de vista sobre la búsqueda, que han sido producidos en las partes transformadas, serán diferentes. Esos pensamientos e ideas que se originan en las cosas que tú no has cambiado, las cosas que no entiendes claramente, y las que no has reemplazado con las experiencias de la verdad son inmundos, sucios y feos. Hoy día, las personas que han experimentado la obra de Dios durante varios años tienen alguna conciencia y entendimiento de estos asuntos. Las personas que han experimentado la obra de Dios durante un corto período de tiempo no entienden aún estos asuntos; siguen sin tenerlos claros. ¡No saben cuál es su talón de Aquiles ni en qué ámbitos es fácil que caigan!

3 En la actualidad desconocéis la clase de personas que sois, y otras personas lo pueden ver hasta cierto punto, algo que vosotros no podéis sentir. No podéis distinguir con claridad vuestros pensamientos o propósitos ordinarios, ni podéis entender claramente cuál es la esencia de estos asuntos. Cuanto más profundamente entiendas un aspecto, más te transformarás en ese aspecto; entonces, las cosas que harás estarán de acuerdo con la verdad, serás capaz de cumplir las exigencias de Dios, y estarás más cerca de Su voluntad. Sólo buscando de esta forma puedes obtener resultados.

Adaptado de ‘Las personas que siempre le exigen cosas a Dios son las menos razonables’ en “Registros de las pláticas de Cristo”

Anterior: 960 Conocer tu propia naturaleza es clave para un cambio de carácter

Siguiente: 973 El hombre es muy difícil de salvar

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro