253 Lo que Dios más detesta es la obstinación y la reincidencia del hombre

I

¿Cuál es la fuerza que siempre le impide

al hombre conocer a Dios?

¿Por qué mantienen su distancia

y no respetan Su voluntad?

¿Por qué eligen oponerse a Él

y en vez actúan a Sus espaldas?

¿Acaso es esta su lealtad?

¿Acaso es este su amor por Él?

La naturaleza humana no cambia jamás.

Lo que está en su corazón no sigue la voluntad,

no respeta la voluntad, la voluntad de Dios.

Esto no es lo que Él quiere del hombre.

Lo que Dios más detesta

es la obstinación y la reincidencia del hombre.

II

¿Por qué el hombre nunca puede arrepentirse,

arrepentirse y renacer?

¿Por qué desea vivir en el pantano

en vez de donde no hay barro?

¿Acaso Dios ha maltratado a la gente

o les ha mostrado un camino equivocado?

¿Acaso podría ser que Dios

los estuviese guiando directo al infierno?

La naturaleza humana no cambia jamás.

Lo que está en su corazón no sigue la voluntad,

no respeta la voluntad, la voluntad de Dios.

Esto no es lo que Él quiere del hombre.

Lo que Dios más detesta

es la obstinación y la reincidencia del hombre.

III

El infierno es lo que la gente prefiere.

Cuando viene la luz, sus ojos se enceguecen

porque lo que el hombre tiene viene del infierno.

Pero la gente nunca lo comprende:

disfrutan de las “bendiciones del infierno”

y las llevan cerca del pecho.

Ellos temen que Dios se las quite,

que Dios les quite esta “fuente de vida”.

La naturaleza humana no cambia jamás.

Lo que está en su corazón no sigue la voluntad,

no respeta la voluntad, la voluntad de Dios;

Esto no es lo que Él quiere del hombre.

Lo que Dios más detesta

es la obstinación y la reincidencia del hombre.

IV

La gente tiene miedo de Dios,

por eso cuando Dios viene a la tierra,

ellos no se acercan a Él.

Ellos odian acarrearse problemas,

aman una vida tranquila en familia

y disfrutan de la “felicidad” terrenal,

la "felicidad" terrenal.

La naturaleza humana no cambia jamás.

Lo que está en su corazón no sigue la voluntad,

no respeta la voluntad, la voluntad de Dios;

Esto no es lo que Él quiere del hombre.

Lo que Dios más detesta

es la obstinación y la reincidencia del hombre.


Adaptado de ‘Capítulo 27’ de Las palabras de Dios al universo entero en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 252 Los impenitentes que están atrapados en el pecado están más allá de toda salvación

Siguiente: 254 Aquellos que no practican las palabras de Dios serán eliminados

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro