973 El hombre es muy difícil de salvar

1 Para entender tu naturaleza, ahora debes incorporar varios aspectos: primero, debes tener claro en tu corazón qué es lo que te gusta. No me refiero a lo que te gusta comer o vestir, sino más bien a las clases de cosas que envidias, que adoras, que buscas y a las que prestas atención. Todo ello representa tu naturaleza. Es suficiente para demostrar que a tu naturaleza le gusta la injusticia y que, en situaciones graves, es malvada e incurable.

2 Deberías analizar tu naturaleza de este modo, es decir, considerar aquello que te gusta mucho y aquello a lo que renuncias en tu vida. Tal vez seas temporalmente bueno con alguien, pero esto no demuestra que le tengas cariño. Lo que te gusta de verdad es, precisamente, lo que está en tu naturaleza; aunque tuvieras los huesos rotos, te seguiría gustando y no podrías renunciar a ello jamás. Esto no resulta fácil de cambiar. Esto se debe a que nadie puede cambiar lo que alguien alberga en lo profundo de su ser. Aunque le arrancaras el corazón y muriera, a su alma le seguirían gustando las mismas cosas. Éstas son las cosas de la naturaleza humana, y representan la esencia de la persona.

Adaptado de ‘Lo que debes saber sobre cómo transformar tu carácter’ en “Registros de las pláticas de Cristo”

Anterior: 961 Entiende tu verdadera situación para entenderte a ti mismo

Siguiente: 976 Practica la verdad y tu carácter cambiará

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro