417 Dios le da al hombre lo que necesita a través su clamor

Cuando Dios creó a los hombres, espíritus les concedió,

les dijo que si no lo invocaban, se alejarían de Su Espíritu

y no llegaría a la tierra la “emisión celestial”.

A través del clamor del hombre, Dios le da lo que necesita.

Al principio, en el hombre Él no “reside”,

sino que le ayuda por su clamor.

De su fuerza interior obtienen resistencia

y Satanás no se atreve a venir a actuar a su antojo.

Si Dios no ocupa el espíritu del hombre, queda un espacio libre.

Satanás aprovecha para entrar.

Pero al contactar con Dios de corazón,

Satanás siente pánico y se apresura a escapar.

A través del clamor del hombre, Dios le da lo que necesita.

Al principio, en el hombre Él no “reside”,

sino que le ayuda por su clamor.

De su fuerza interior obtienen resistencia

y Satanás no se atreve a venir a actuar a su antojo.

Si el hombre se conecta con Dios,

Satanás no se atreve a interferir.

Sin la interrupción de Satanás,

las personas pueden vivir vidas normales

y Dios puede obrar en ellas sin ninguna obstrucción.

Y así, lo que Dios quiere hacer

puede lograrse a través de la humanidad.

A través del clamor del hombre, Dios le da lo que necesita.

Al principio, en el hombre Él no “reside”,

sino que le ayuda por su clamor.

De su fuerza interior obtienen resistencia

y Satanás no se atreve a venir a actuar a su antojo.

Adaptado de ‘Capítulo 17’ de Interpretaciones de los misterios de las palabras de Dios al universo entero en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 416 Orar de verdad

Siguiente: 418 El sentido de la oración

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

17. Lo que hay detrás de las mentiras

¿Por qué las personas nunca pueden hablar con precisión? Hay tres razones primordiales: Una razón se debe a las suposiciones equivocadas de las personas. La manera en la que ven las cosas está mal por lo que también hablan sin precisión. La segunda razón es que su calibre es muy deficiente. Hacen las cosas sin cuidado, sin ninguna investigación práctica y les gusta escuchar rumores, con el resultado de que terminan agregando muchos embellecimientos.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp