116 Dios siempre ha obrado para guiar al hombre

Desde que Dios Su gestión comenzó, se ha dedicado a Su obra.

Siempre al lado del hombre, aunque escondido, lo guía con Su esencia.

Dios ha obrado con Su poder, sabiduría y autoridad,

mostrando Su carácter, y trajo las Eras de la Ley, la Gracia y del Reino.

Aunque Su persona esté oculta, Su carácter y voluntad,

lo que Él tiene y lo que es son mostrados, para que el hombre pueda ver y sentir.

Aunque el hombre no pueda ver ni tocar a Dios, ni tocar a Dios,

Su carácter y Su esencia con las que la humanidad ha estado en contacto,

son absolutamente expresiones de Dios, de Dios mismo.

Dios guía a la humanidad con Su vida, con Su ser y posesión.


Sin importar cómo Él obre, Dios trata al hombre como Él es,

diciendo lo que debe decir, haciendo lo que debe hacer.

Sin embargo, Él habla, en la carne, del cielo o como persona,

habla con Su mente y corazón, sin engaño ni ocultación.

Aunque Su persona esté oculta, Su carácter y voluntad,

lo que Él tiene y lo que es son mostrados, para que el hombre pueda ver y sentir.

Aunque el hombre no pueda ver ni tocar a Dios, ni tocar a Dios,

Su carácter y Su esencia con las que la humanidad ha estado en contacto,

son absolutamente expresiones de Dios, de Dios mismo.


Cuando Dios obra, expresa Sus palabras, Su carácter y quien Él es. Él no tiene reservas.

Dios guía a la humanidad con Su vida, con Su ser y posesión.

Aunque Su persona esté oculta, Su carácter y voluntad,

lo que Él tiene y lo que es son mostrados, para que el hombre pueda ver y sentir.

Aunque el hombre no pueda ver ni tocar a Dios, ni tocar a Dios,

Su carácter y Su esencia con las que la humanidad ha estado en contacto,

son absolutamente expresiones de Dios, de Dios mismo.

Dios guía a la humanidad con Su vida, con Su ser y posesión.


Adaptado de ‘La obra de Dios, el carácter de Dios y Dios mismo I’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 115 La gestión de Dios siempre avanza

Siguiente: 119 El significado de la obra de conquista de Dios en China

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro