216 Oh Dios, no puedo abandonarte

1 Sin la palabra de Dios guiándome, no tengo ancla y soy como una lenteja de agua a la deriva. Si no tengo a Dios junto a mí, siento vacío y dolor. A través de la introspección, veo que he creído en Dios durante años, pero nunca he buscado la verdad. Solo teniendo en cuenta mis perspectivas de futuro y mi destino, trabajé y me esforcé tan solo para recibir bendiciones, sin nunca amar a Dios de verdad. Dios me detesta y me odia; he caído en las tinieblas y el sufrimiento extremo. Mis súplicas no pueden conseguir que la presencia de Dios regrese a mí. Sin un corazón que teme a Dios, no merezco vivir ante Dios. Cuento con la amabilidad de Dios, reflexiono y me siento tan en deuda con Dios.

2 Por medio del juicio veo claramente la verdad de mi corrupción. Arrogante, creído, deshonesto y engañoso, incluso hice un trato con Dios. Incluso pensé que, al abandonar y entregarme, recibiría Sus bendiciones. Al aferrarme a mis nociones, tuvo lugar una tragedia. Tras pasar por muchos refinamientos, me di cuenta de que el carácter justo de Dios no permite ofensa. Mi corazón lo venera, me detesto a mí mismo y me arrepiento de verdad. Veo que el juicio de Dios es todo amor y salvación. Me decido a practicar la verdad y a cumplir con mi deber para pagar mi deuda con Él; Traté de ser una persona honesta, amar verdaderamente a Dios y darle consuelo.

Anterior: 215 Alabanza a Dios de los descendientes de Moab

Siguiente: 217 Estoy lleno de remordimiento

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Capítulo 9

En la imaginación de las personas, Dios es Dios y los seres humanos son seres humanos. Dios no habla el idioma de los seres humanos y estos...

67. Sí, es fabuloso vivir con cierta semejanza a un ser humano

¿Acaso no era igual a las personas reveladas por la palabra de Dios que “oprimen y discriminan a los demás con el propósito de mantener su propio estatus”? Cuando vi que la hermana con la que trabajaba era mejor que yo en todos los aspectos y que todos los hermanos y hermanas la apreciaban, me invadieron los celos. Estaba harta de ella, la discriminaba y esperaba que se fuera pronto para salir de aquella situación.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp