215 Alabanza a Dios de los descendientes de Moab

Los hijos de Moab lloran atormentados, con rostros tristes y lágrimas.

El juicio de las palabras de Dios me hace temblar de miedo.

Con ojos llorosos, mi carne es entregada a las llamas del juicio.

Los hijos de Moab lloran atormentados.

El juicio implacable me envía al infierno.

Me encuentro con el dolor y el castigo.

En las pruebas, te invoco y te busco.

Me hundo en la desesperación, me odio todavía más.

Una tragedia tiene lugar: creo en Ti pero no te pertenezco.

Soy culpable, me maldigo arrepentida.

La prueba del horno me atormenta el corazón.

Los hijos de Moab lloran atormentados,

querer ser bendecidos se desvanece en el juicio de Dios,

la corrupción la descarta el castigo,

lágrimas de lamento borradas en silencio.

Los hijos de Moab alaban de corazón.

¡Qué adorable es Dios! Lo amaré por siempre.

Creo en Ti, pero no te complazco, no merezco llamarme humano.

Si tuviera conciencia, debería dar testimonio de Ti.

Aunque me detestes, seguiré amándote, sin vergüenza.

Aunque soy una hija de Moab, mi corazón te ama y no cambiará.

Muchos tratan de entender Tu voluntad.

Muchos añoran amarte de corazón.

Muchos preparan sus testimonios para complacerte.

Muchos quieren dar sus vidas para devlover Tu amor.

Los hijos de Moab lloran atormentados,

querer ser bendecidos se desvanece en el juicio de Dios,

la corrupción la descarta el castigo,

lágrimas de lamento borradas en silencio.

Los hijos de Moab alaban de corazón.

¡Qué adorable es Dios! Lo amaré por siempre.

Anterior: 214 Tenemos la buena fortuna de servir a Dios

Siguiente: 216 Oh Dios, no puedo abandonarte

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

50. Una verdadera cooperación

En una verdadera cooperación, los compañeros priorizan la obra de la iglesia; en lo que respecta a los intereses de la iglesia y a la vida de los hermanos y hermanas, pueden comunicarse y complementar mutuamente sus debilidades, a fin de lograr mejores resultados en su trabajo; no se malinterpretan ni tienen prejuicios entre sí, ni mantienen diferencias en cuanto a estatus.

1. Día tras día en la prisión del PCCh

Soy una cristiana de la Iglesia de Dios Todopoderoso. He sido una seguidora de Dios Todopoderoso durante más de diez años. Durante este tiempo, una cosa que nunca olvidaré es la horrible tribulación experimentada cuando la Policía del PCC me arrestó hace una década.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp