Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

182 Tenemos la buena fortuna de servir a Dios

I

Ahora podemos oír la voz de Dios,

afirmar Su aparición y Su obra.

Nos alegra ver al práctico Dios;

el regreso del Señor es una bendición.

¡Oh! Venimos al banquete con Dios,

elevados al reino de los cielos.

Ahora, a comer, beber y disfrutar de Sus palabras.

¡Qué felicidad es estar con Él!

Estamos dispuestos a trabajar por Dios,

por Sus planes y arreglos,

servir toda la vida con todo el corazón,

siempre alabando Su justicia, Su justicia.

II

Deseamos la bendición de Dios,

Sus palabras son juicio y revelación.

Su espada nos perfora el corazón

y sentimos un gran tormento y dolor.

Somos corruptos, indignos de ver a Dios

porque nuestra fe en Él

apenas basta para que nos bendiga

y entremos al reino de los cielos.

El largo anhelo desapareció,

estamos rotos de dolor.

Sus palabras nos conquistan y convencen.

Caemos al suelo avergonzados.

III

Sólo a través del juicio de las palabras de Dios

vemos que somos corruptos.

Egoístas, sólo buscamos Su bendición,

no ha sido purificada nuestra corrupción.

No somos aptos de entrar al reino de los cielos,

por la gracia de Dios lo servimos a Él.

Estamos dispuestos y tenemos la suerte.

Este es el amor más grande de Dios.

Estamos dispuestos a trabajar por Dios,

por Sus planes y arreglos,

servir toda la vida con todo el corazón,

siempre alabando Su justicia.

Hoy hacemos servicio, aunque seamos indignos,

no nos preocupa ser bendecidos, la ruina o el final.

Dios derrota a Satanás con Sus palabras.

Así Dios nos salva de la oscuridad.

Anterior:Oh Dios, no puedo abandonarte

Siguiente:El corazón de Dios aún no ha sido aliviado