Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

234 El consejo de Dios al hombre

I

Dios te insta a que no hables de teoría,

sino de lo que es real, sustancial, genuino.

Estudia "arte moderno", entrégate.

Habla y aporta algo que sea real.

Afronta la realidad cuando hables.

No caigas en exageraciones y mentiras

sólo para agradar a otros y que te vean diferente.

¿De qué sirve, fomentar la pasión por ti?

Que tus actos beneficien la casa de Dios.

Habla con arte y actúa con justicia.

Que tu conciencia guíe tus emociones.

Obra con sensatez y habla siendo realista.

No respondas con odio a la amabilidad.

No seas desagradecido con el que es amable.

No intentes ser un hipócrita,

o te arriesgarás a ser una mala influencia.

II

Cuando comes y bebes las palabras de Dios,

trata de conectarlas más a la realidad.

Habla de lo real, no te yergas con orgullo.

Sé paciente, tolerante y concesivo.

Sé generoso y abierto con la gente.

Aprende a ser magnánimo y amable.

Abandona la carne cuando pienses mal.

Habla más de sendas reales, no de las inalcanzables.

Disfruta menos, da más, dedícate con generosidad.

Cuida la voluntad de Dios, escucha a tu conciencia.

Recuerda cómo Dios te habla con preocupación.

Trata de orar y comunicar con más frecuencia.

No te confundas, muestra sensatez, y entiende más.

Retira tu pecaminosa mano, no la dejes llegar tan lejos,

o sólo recibirás maldiciones de Dios.

Ten cuidado con lo que haces en la vida.

III

Sé piadoso, no ataques a otros con "armas".

Habla más sobre la vida y ayuda a los demás.

Practica y haz más, habla e investiga menos.

Pon más ahínco en que Dios te conmueva y perfeccione.

Elimina el modo humano de actuar.

Tu conducta y comportamiento superficiales

son odiosos, deberían ser eliminados.

Trata de corregir tus detestables estados mentales.

La gente ocupa mucho espacio en tu corazón,

no seas insensato, da a Dios más de ti.

El "templo" primero pertenece a Dios,

así que la gente no debería ocuparlo.

En suma, concéntrate en la justicia en vez de las emociones.

Habla de la realidad en vez del conocimiento.

Habla del camino de la práctica en vez de exageraciones.

Mejor estar callado y practicar desde el presente.

Adaptado de ‘Enfócate más en la realidad’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:Lleva una carga más grande para ser más fácilmente perfeccionado por Dios

Siguiente:Debes aceptar la mirada de Dios en todo lo que haces