116 El amor de Dios despierta mi corazón

I

Satanás ha corrompido mi alma, soy tan orgulloso.

Él ha envenenado mi mente.

Anhelo amar a Dios, pero me quedo corto.

El juicio de las palabras de Dios hace que me conozca.

Estoy tan corrompido que no hay nada bueno en mí.

Sin conciencia, sin sentido, sin dignidad.

Sin salvación, viviría como alguien que está muerto.

Para salvarnos Dios se enfrenta al peligro

y nos juzga con palabras,

renueva nuestras almas corruptas, y les da valor.

Sufriré lo que se necesite, daré mi devoción final.

Seré honesto y no exigiré nada.

II

Estoy bendecido, Dios me exalta para cumplir con mi deber.

Pero le desobedezco y del paso salgo, oh, del paso salgo.

Sus palabras me exponen.

Me odio más por mi profunda corrupción.

No tengo conciencia ni sentido,

no puedo consolar el corazón de Dios,

pero me muestra misericordia y me salva una y otra vez.

Para salvarnos Dios se enfrenta al peligro

y nos juzga con palabras,

renueva nuestras almas corruptas, y les da valor.

Sufriré lo que se necesite, daré mi devoción final.

Seré honesto y no exigiré nada.

III

He pasado por el juicio de Dios.

Finalmente estoy limpio.

¡He visto cuán grande y real es la salvación de Dios!

Gracias a Su paciencia, puedo recompensar Su amor.

Pero aprendo muy tarde.

Mi deuda es muy grande.

Para salvarnos Dios se enfrenta al peligro

y nos juzga con palabras,

renueva nuestras almas corruptas, y les da valor.

Sufriré lo que se necesite, daré mi devoción final.

Seré honesto y no exigiré nada.

Anterior: 115 He visto el amor de Dios

Siguiente: 117 Devolveré el amor de Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro