203 Reflexiones de alguien que se dedicaba a complacer

1 Desde pequeño recibí una educación satánica y las filosofías de Satanás eran mi credo. Era moderado y procuraba no ofender a nadie. Tenía una sonrisa en el rostro cuando trataba con la gente, siempre de forma cálida, pero nadie conocía mis pensamientos internos. Sabía las cosas, pero no hablaba de ellas; aunque tuviera las palabras en la punta de la lengua, optaba por callar. “El sensato se protege” era mi principio a la hora de tratar con la gente del mundo. Entre la justicia y mis intereses, no podía evitar optar por estos. La gente me decía que era “agradable”, pero no podía librarme de la culpa en mi interior.

2 Tras años de fe en Dios, seguía cumpliendo con el deber según mi filosofía de vida. Veía cómo perjudicaba los intereses de la iglesia, pero no me atrevía a obedecer los principios. Defendía a los inicuos para protegerme, lo que ofendía el carácter de Dios. Abominado por Dios, me sumí en las tinieblas, donde me debatía agonizante. Cada palabra del juicio de Dios me golpeó la conciencia. Por medio de su dura revelación fue como tuve clara mi naturaleza satánica. Era egoísta y mezquino, un hipócrita susceptible de traicionar a Dios en cualquier momento. Era, en verdad, una marioneta de Satanás, alguien sin sentido de la justicia que se hacía daño a sí mismo y a otros.

3 Después del juicio, por fin vi mi esencia: era alguien que se dedicaba a complacer. Era escurridizo y mentiroso y no veneraba a Dios. Era capaz de cometer el mal y oponerme a Dios. Me detesté por haber cometido tantas transgresiones que me costaría enmendarlas. Me odié más y anhelaba arrepentirme en cuanto pudiera. La esencia de Dios es fiel y justa. Él ama a los honestos. Deseo dar la espalda a Satanás y amar a Dios de todo corazón. Seré una persona honesta que busque la verdad en todo y viva según las palabras de Dios. Ser honesto, ser franco, saber qué amar y odiar: esto es lo que más bendice Dios. Los honestos son la auténtica semejanza del hombre; vivirán por siempre en la luz.

Anterior: 202 El amor de Dios despierta mi corazón

Siguiente: 204 El despertar de una persona complaciente

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp