50 El amor de Dios nos acerca

Aunque nos separen mares y montañas,

somos un solo pueblo sin fronteras.

El color de nuestra piel y nuestras lenguas son diferentes.

Nos llaman las palabras del Todopoderoso,

vamos ante Su trono.

Ahí van los ancianos, con el pelo blanco,

y los jóvenes, brillantes y radiantes.

Tomados de la mano, hombro con hombro,

andamos juntos en la tempestad,

animándonos en la adversidad.

Juntos cumplimos con nuestro deber.

Con un solo corazón, nos convertimos en confidentes.

El amor de Dios nos acerca.

Sólo con Dios hay verdadero amor,

solamente con amor hay familia.

Todos los que aman a Dios una familia son.

Sus palabras nos guían al crecer.

Viviendo en el hermoso reino,

alabamos a Dios Todopoderoso por siempre y para siempre.

Las palabras de Dios son la fuente del agua viva.

En ellas, nuestro corazón siente dulzura.

El juicio y el castigo de Sus palabras

purifican nuestro corrupto carácter.

Sólo al ser podados y tratados, parecemos humanos.

En la debilidad y negatividad, nos apoyamos.

Estamos juntos en la adversidad.

Con un solo corazón, nos convertimos en confidentes.

El amor de Dios nos acerca.

Sólo con Dios hay verdadero amor,

solamente con amor hay familia.

Todos los que aman a Dios una familia son.

Sus palabras nos guían al crecer.

Viviendo en el hermoso reino,

alabamos a Dios Todopoderoso por siempre y para siempre.

Damos testimonio, juntos derrotamos a Satanás.

Escapamos de la oscuridad y vivimos en la luz.

Fieles y obedientes, glorificamos a Dios.

Conocemos la justicia y la belleza de Dios.

Sentimos las formas como Él nos ama.

Acurrucados en el seno de Dios,

nuestras vidas en la tierra son como en el cielo.

Con un solo corazón, nos convertimos en confidentes.

El amor de Dios nos acerca.

Sólo con Dios hay verdadero amor,

solamente con amor hay familia.

Todos los que aman a Dios una familia son.

Sus palabras nos guían al crecer.

Viviendo en el hermoso reino,

alabamos a Dios Todopoderoso por siempre y para siempre.

Anterior: 49 Aquí el cielo es tan azul

Siguiente: 51 Vivir ante Dios es un gozo

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro