44 Aquí el cielo es tan azul

I

¡Aquí hay un cielo, un cielo tan distinto!

Un hermoso aroma permea la tierra, y el aire está limpio.

Dios Todopoderoso se hizo carne y vive entre nosotros,

expresa la verdad, empieza los días finales del juicio.

Las palabras de Dios revelan la verdad de nuestra corrupción.

Cada prueba o refinamiento nos purifica y salva.

II

Al cambiar de perspectiva, lo viejo por lo nuevo,

decimos adiós, adiós a nuestra vida corrupta.

Al actuar y hablar con principios,

las palabras de Dios reinan sobre nosotros.

Las llamas del amor por Dios

se encienden en nuestro corazón.

Difundimos Sus palabras y damos testimonio de Él,

proclamamos el evangelio del reino.

Todo lo que somos lo dedicamos a complacer a Dios,

y estamos dispuestos a sufrir más dolor.

Gracias a Dios Todopoderoso por cambiar nuestro destino.

¡Vivimos una nueva vida

y damos la bienvenida a un nuevo mañana!

Las palabras de Dios muestran Su poder,

conquistan y hacen vencedores.

El pueblo de Dios regresa ante Él desde todas las naciones.

El pueblo de Dios vive con Él,

lo adoran y lo alaban por siempre.

Se lleva a cabo Su voluntad,

y el reino de Cristo se realiza en la tierra.

La justicia y la santidad de Dios se hará visible,

el cielo y la tierra se renovarán.

Al temer a Dios, el pueblo del reino

se alejará del mal y vivirá en la luz.

III

Cuando los hermanos y hermanas se encuentran,

la felicidad está en sus rostros.

Leemos las palabras de Dios y compartimos la verdad,

unidos en Su amor.

Puros y abiertos, somos un pueblo honesto

sin prejuicios entre nosotros.

Vivimos la verdad, nos amamos,

aprendemos de nuestras fortalezas

y rectificamos nuestros errores.

Unidos, cumplimos con nuestro deber

y ofrecemos nuestra devoción.

En el camino al reino,

las palabras de Dios nos guían más allá de los problemas.

Las palabras de Dios muestran Su poder,

conquistan y hacen vencedores.

El pueblo de Dios regresa ante Él desde todas las naciones.

El pueblo de Dios vive con Él,

lo adoran y lo alaban por siempre.

Se lleva a cabo Su voluntad,

y el reino de Cristo se realiza en la tierra.

La justicia y la santidad de Dios se hará visible,

el cielo y la tierra se renovarán.

Al temer a Dios, el pueblo del reino

se alejará del mal y vivirá en la luz.

¡Aquí hay un cielo, un cielo tan distinto!

Anterior : 43 La vida en la iglesia es hermosa

Siguiente : 45 Toda la humanidad viene a alabar a Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Capítulo 19

Es la obligación de la humanidad el tomar Mis palabras como base para su sobrevivencia. El hombre debe establecer su porción individual en...

Los mandamientos de la nueva era

Os han dicho que debéis equiparos con las palabras de Dios, que independientemente de lo que haya sido dispuesto para vosotros, todo está...

Introducción

“Las palabras de Dios al universo entero” es la segunda parte de las declaraciones expresadas por Cristo. En esta parte, Cristo usa la...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro