44 Aquí el cielo es tan azul

I

¡Aquí hay un cielo, un cielo tan distinto!

Un hermoso aroma permea la tierra, y el aire está limpio.

Dios Todopoderoso se hizo carne y vive entre nosotros,

expresa la verdad, empieza los días finales del juicio.

Las palabras de Dios revelan la verdad de nuestra corrupción.

Cada prueba o refinamiento nos purifica y salva.

II

Al cambiar de perspectiva, lo viejo por lo nuevo,

decimos adiós, adiós a nuestra vida corrupta.

Al actuar y hablar con principios,

las palabras de Dios reinan sobre nosotros.

Las llamas del amor por Dios

se encienden en nuestro corazón.

Difundimos Sus palabras y damos testimonio de Él,

proclamamos el evangelio del reino.

Todo lo que somos lo dedicamos a complacer a Dios,

y estamos dispuestos a sufrir más dolor.

Gracias a Dios Todopoderoso por cambiar nuestro destino.

¡Vivimos una nueva vida

y damos la bienvenida a un nuevo mañana!

Las palabras de Dios muestran Su poder,

conquistan y hacen vencedores.

El pueblo de Dios regresa ante Él desde todas las naciones.

El pueblo de Dios vive con Él,

lo adoran y lo alaban por siempre.

Se lleva a cabo Su voluntad,

y el reino de Cristo se realiza en la tierra.

La justicia y la santidad de Dios se hará visible,

el cielo y la tierra se renovarán.

Al temer a Dios, el pueblo del reino

se alejará del mal y vivirá en la luz.

III

Cuando los hermanos y hermanas se encuentran,

la felicidad está en sus rostros.

Leemos las palabras de Dios y compartimos la verdad,

unidos en Su amor.

Puros y abiertos, somos un pueblo honesto

sin prejuicios entre nosotros.

Vivimos la verdad, nos amamos,

aprendemos de nuestras fortalezas

y rectificamos nuestros errores.

Unidos, cumplimos con nuestro deber

y ofrecemos nuestra devoción.

En el camino al reino,

las palabras de Dios nos guían más allá de los problemas.

Las palabras de Dios muestran Su poder,

conquistan y hacen vencedores.

El pueblo de Dios regresa ante Él desde todas las naciones.

El pueblo de Dios vive con Él,

lo adoran y lo alaban por siempre.

Se lleva a cabo Su voluntad,

y el reino de Cristo se realiza en la tierra.

La justicia y la santidad de Dios se hará visible,

el cielo y la tierra se renovarán.

Al temer a Dios, el pueblo del reino

se alejará del mal y vivirá en la luz.

¡Aquí hay un cielo, un cielo tan distinto!

Anterior: 43 La vida en la iglesia es hermosa

Siguiente: 45 Toda la humanidad viene a alabar a Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro