962 El carácter justo de Dios no tolera ninguna ofensa

Mi justo carácter es el castigo justo de todos los hacedores de maldad; todos los que no siguen Mi camino, con toda seguridad van a ser castigados, incluso si siguen hasta el final. Esta es la justicia de Dios. El justo carácter no significa que los que son buenos para confesar sus pecados son tratados con indulgencia. La justicia es santidad y es un carácter que no tolera que el hombre ofenda, y todo lo que es inmundicia y que no ha cambiado es blanco de la indignación de Dios. El justo carácter de Dios no es una ley sino un decreto administrativo: es un decreto administrativo dentro del reino, y este decreto administrativo es el castigo justo para cualquiera que no posee la verdad y no ha cambiado, y no hay margen para la salvación. Porque cuando cada uno sea clasificado de acuerdo a su especie, los buenos serán recompensados y los malos serán castigados. Es cuando el destino del hombre se aclarará; es el momento en que la obra de salvación llegará a su fin, después de lo cual, la obra de salvar al hombre ya no se hará y la retribución vendrá sobre todos los que hagan el mal.

Adaptado de ‘Las experiencias de Pedro: su conocimiento del castigo y del juicio’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 961 Se acerca el día del castigo de Dios para el hombre

Siguiente: 963 Dios no tolera ninguna ofensa

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

58. Desenmascarar a una falsa líder: un dilema personal

Una vez que hube entendido los principios asociados con ser una persona honesta, comencé a tratar de poner esos principios en práctica. En mis tratos con los demás, conscientemente traté de no ser astuto ni adivinar ni ponerme en guardia. Cuando tuve éxito, me sentí particularmente libre y liberado.

86. Día tras día en la prisión del PCCh

A través del sucesivo juicio y castigo de Dios Todopoderoso, mi carácter arrogante fue cambiando gradualmente. Pude convertirme en una persona discreta, pude escuchar pacientemente a los demás hablar, y pude tomar en cuenta las sugerencias de otros. Pude solicitar las opiniones de los hermanos y hermanas sobre algunos temas, y colaborar armoniosamente con ellos.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp