200 La palabra de Dios es la luz

Me despertó el relámpago del Este,

vi la palabra de Dios hacerse carne.

Las palabras de juicio y castigo me conquistan y me salvan.

Contratiempos, fallos, pruebas que me destrozaron.

Mi corrupción se reveló y mi arrogancia desapareció.

En mi inmundicia vi que no era digno.

Con mi estado y viejas deudas,

¿podría yo, vil y corrupto, ser digno de servir a Dios?

A través de muchos contratiempos y fracasos,

llegué a entender Su voluntad.

El juicio, el castigo, las pruebas y el refinamiento

purificaron mi corrupción.

Conocer Su carácter justo es una bendición.

Soy una persona nueva, viviendo una semejanza humana,

y siempre estaré agradecida por el amor de Dios.

Sus palabras me salvan y purifican, y así vivo una vida real.

A través del juicio de Dios he sido purificado,

y amaré y daré testimonio de Él para siempre.

Dios encarnado, ha vuelto el Salvador.

A través del juicio, de las pruebas y de las tribulaciones,

he visto el rostro de Dios.

Probé la salvación y conocí al Dios práctico.

Por el infierno vivo de la oscuridad,

aprendí qué odiar o qué amar.

Iluminado por las palabras de Dios,

los misterios de la vida comprendí.

Del humano la carne es corrupta, es la encarnación de Satanás.

Sus palabras me salvan y purifican, y así vivo una vida real.

Conocerlo y ser Su testigo, amar a Dios y servirle por siempre.

La excepcional exaltación de Dios, poderlo amar y atestiguar.

Mi deseo es retribuir Su amor.

Su juicio y castigo muestran Su amor.

Obedecer y amar a Dios con veneración es mi deber.

Debo dar testimonio y serle fiel.

Me ofrezco por Su voluntad y Su gloria.

Sus palabras me salvan y purifican, y así vivo una vida real.

Conocerlo y ser Su testigo, amar a Dios y servirle por siempre.

Sus palabras me salvan y purifican, y así vivo una vida real.

Conocerlo y ser Su testigo, amar a Dios y servirle por siempre.

Anterior: 199 Cuando me despierto aturdido

Siguiente: 201 Buscar la verdad es tan significativo

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Capítulo 16

Desde una perspectiva humana, Dios es tan grande, tan abundante, tan maravilloso, tan insondable; a los ojos de las personas, las palabras...

45. Vivir ante Dios

Tras leer las palabras de Dios, la admonición “cuando tu relación con tus hermanos y hermanas es normal, entonces tus condiciones delante de Dios también son normales” quedó grabada en mi mente de una manera especialmente clara. En mi búsqueda, reflexionaba en profundidad sobre esta afirmación. A través del esclarecimiento del Espíritu Santo, sentí que esta declaración aparentemente sencilla encarnaba en realidad una majestuosidad y un juicio que me atravesó el corazón como una espada.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp