199 Cuando me despierto aturdido

1 Veo que la Palabra aparece en la carne, y Dios ha hecho de nuevo el cielo y la tierra, poniendo fin a seis milenios de dificultades y desasosiego. Dios encarnado expresa la verdad trayendo luz a la humanidad. Su obra, realizada para perfeccionar al hombre es una oportunidad única en la vida, soy tan afortunado. Sus palabras revelan, juzgan, castigan y exponen el carácter corrupto del hombre. Solo ahora comprendo que los humanos han perdido toda la conciencia debido a la corrupción de Satanás. Son mojigatos, hablando con ligereza de moralidad, cuando en realidad hace mucho tiempo que perdieron su humanidad; conspirando y luchando unos contra otros por fama y ganancia, viven en pecado.

2 El corazón humano es demasiado vil y corrupto para ver. Corrompiéndose y contaminándose voluntariamente, las personas no tienen amor propio en absoluto. ¿Dónde pueden encontrar su última pizca de integridad y dignidad? El corazón humano es demasiado torcido y engañoso y las personas no son dignas de presentarse ante Dios. Perturbado, y con miedo y dolor, entrego todo mi ser ante Él. Suspiro; a pesar de llevar años creyendo en Dios, solo ahora conozco la dificultad de ser humano. Estoy demasiado corrompido y no puedo ser salvo sin ser juzgado y purificado. Me despierto aturdido, demasiado avergonzado para contemplar el rostro de Dios. Al experimentar Su juicio, de repente sé cómo comportarme. La verdad y la vida no han llegado fácilmente; todo gracias a la bondad de Dios. Conocer Su hermosura ha despertado aún más mi amor por Él. Ojalá pueda sufrir refinamiento y ser purificado para que realmente pueda amar y satisfacer a Dios.

Anterior: 198 Entiende la verdad y sé libre

Siguiente: 200 La palabra de Dios es la luz

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

53. Soltar los lazos que atan

Le doy gracias a Dios por mostrarme la verdadera razón por la cual mi trabajo había sido ineficiente. Después, conscientemente obré para estar en comunión con la voluntad y requerimientos de Dios de conformidad con las condiciones de los hermanos y hermanas.

37. Las palabras de Dios han despertado mi espíritu

Entendí que se estaba abordando de acuerdo con las exigencias de la obra de Dios y la esencia de las personas, y no haciendo un uso a ciegas de o reemplazando a las personas a voluntad. Además, la iglesia no reemplaza a las personas sobre la base de que hayan expresado alguna corrupción, sino que determina las cosas sobre la base de su esencia.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp