253 Dios ha esperado tanto tiempo

¿Quién puede decir cuánto tiempo has esperado que el hombre se vuelva a Ti? ¿Y quién puede decir cuánto de un arduo precio has pagado por el hombre? ¿Quién puede decir cuán vasta es Tu misericordia? ¿Y quién puede apreciar lo hermoso y bueno que es Tu corazón?

1 Creí en Ti por tantos años pero nunca busqué la verdad. Aunque parecía seguirte, mi corazón no era tuyo. Siempre te engañé en las oraciones, te alabé sólo de palabra. Estaba tan complacido conmigo mismo por hacer un poco de trabajo, tomé toda la gloria para mí. Me paré delante de Ti pero nunca te conocí y nunca supe lo que era la verdad o la vida. Sólo me preocupaba por prepararme con doctrinas y nunca practiqué ni experimenté Tus palabras. Al tener cierta idea de algunas letras y doctrinas, pensé que era muy genial.

2 Tu amor vino a mí en silencio, me reprendiste, disciplinaste, me podaste y me trataste. El juicio de Tus palabras descubrió la máscara de mi hipocresía. No sufrí ni me gasté para corresponder a Tu amor, sino sólo para mi fin, mi destino final. Vi lo completamente corrompido que estaba, tan deshonesto y deplorable. Cuando fui expuesto en una prueba, te entendí mal y lloré y me desesperé de dolor. Nunca había apreciado Tus buenas intenciones. Estaba sin conciencia y sin razón. Al ser tan rebelde, ¿cómo podría ser digno de ser llamado humano?

3 Tu amor fue como una corriente cálida que derritió mi corazón endurecido. Aunque las pruebas y el refinamiento fueron dolorosos, estaban destinados a purificar mi corrupción. Ahora que entiendo Tu voluntad, mi corazón se vuelve y derramo lágrimas de arrepentimiento. Me odio por ser tan rebelde e ignorante y por no prestar atención a Tu voluntad. Pero Tú siempre estás mirando y esperando, haciendo todo lo posible para salvarme. Tu corazón es tan hermoso y bueno, deseo buscar la verdad y entrar en la realidad. Estoy decidido a comportarme como un humano y a cumplir con mi deber para consolar Tu corazón.

He visto lo amable y precioso que eres. Sólo Tú eres digno del amor del hombre. Ya no te haré esperar más, te dedicaré mi leal corazón. Sólo pido que mi corazón te ame, para que no tenga más remordimientos. Sólo pido que mi corazón te ame y que pueda ser compatible contigo.

Anterior : 252 ¡Cuánto he disfrutado del amor de Dios!

Siguiente : 254 Te alabamos, Dios Todopoderoso encarnado

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Dios mismo, el único V

La santidad de Dios (II)Hoy, hermanos y hermanas, cantemos un himno. Encontrad uno que os guste y cantáis habitualmente. (Nos gustaría...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro