74 El amor de Dios se extiende por todo el mundo

I

Dios Todopoderoso, santo y justo.

Tu amor puro es como copos de nieve que caen.

Puro, blanco y hermoso, con un suave aroma,

flota y se disuelve sobre mí.

Tu voz me despierta, Tu palabra llama a mi corazón.

¡Tu hermoso rostro hace que mi corazón

se sienta más apegado a Ti!

Nuevas personas, nuevas canciones,

nuevas danzas, nueva vida.

¡Nuestras vidas son dichosas y dulces!

Nuevas personas, nuevas canciones,

nuevas danzas, nueva vida.

¡Nuestras vidas son dichosas y dulces!

¡Las palabras de Dios tienen poder en la tierra!

¡Llega el reino de Cristo!

¡El amor de Dios está en todos lados, en todo el mundo,

abrigando el corazón de millones de personas!

El mundo se llena de voces que alaban a Dios.

Nuevas personas, nuevas canciones,

nuevas danzas, nueva vida.

¡Nuestras vidas son dichosas y dulces!

II

Ansiamos y anhelamos disfrutar de Tus palabras.

Vivimos en Tus palabras, cara a cara contigo, nuestro Dios.

¡La verdad nos da la paz y la luz!

Dios Todopoderoso, eres la verdad, el camino y la vida.

¡Tus palabras nos son tan preciadas

y nuestros corazones las aman!

Nuevas personas, nuevas canciones,

nuevas danzas, nueva vida.

¡Nuestras vidas son dichosas y dulces!

Nuevas personas, nuevas canciones,

nuevas danzas, nueva vida.

¡Nuestras vidas son dichosas y dulces!

¡Las palabras de Dios tienen poder en la tierra!

¡Llega el reino de Cristo!

¡El amor de Dios está en todos lados, en todo el mundo,

abrigando el corazón de millones de personas!

El mundo se llena de voces que alaban a Dios.

Nuevas personas, nuevas canciones,

nuevas danzas, nueva vida.

¡Nuestras vidas son dichosas y dulces!

III

El juicio y el castigo purifican nuestra corrupción.

Al conocer la verdad, somos considerados con Tu voluntad.

Las pruebas y el refinamiento hacen que

nuestro amor por Ti sea aún más puro.

Conocemos Tu carácter y vemos lo hermoso que eres.

Siempre que me entrego ante Ti y te alabo,

la dicha llena mi corazón.

Nunca puedo parar de amarte

y nunca puedo amarte lo suficiente.

Estaré contigo día y noche, nunca nos separaremos.

Sentimos Tu amor más profundamente

durante las pruebas y las tribulaciones.

Tus palabras están siempre con nosotros,

nunca nos abandonan.

Pasamos por la hora más oscura antes del amanecer

y damos la bienvenida al Sol de justicia.

Nuevas personas, nuevas canciones,

nuevas danzas, nueva vida.

¡Nuestras vidas son dichosas y dulces!

Nuevas personas, nuevas canciones,

nuevas danzas, nueva vida.

¡Nuestras vidas son dichosas y dulces!

¡Las palabras de Dios tienen poder en la tierra!

¡Llega el reino de Cristo!

¡El amor de Dios está en todos lados, en todo el mundo,

abrigando el corazón de millones de personas!

El mundo se llena de voces que alaban a Dios.

Nuevas personas, nuevas canciones,

nuevas danzas, nueva vida.

¡Nuestras vidas son dichosas y dulces!

Anterior : 73 Lo que anhela mi corazón

Siguiente : 76 Qué maravilla que Dios Todopoderoso haya venido

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Capítulo 12

Cuando el relámpago surge desde el Este, que también es precisamente el momento en el que empiezo a hablar, en el momento en que aparece el...

Dios mismo, el único VII

Un resumen de la autoridad, el carácter justo y la santidad de DiosCuando habéis terminado vuestras oraciones, ¿se sienten tranquilos...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro