57 Dios está en mi corazón

El camino de la predicación está lleno de altibajos,

pienso en Ti, y oro a Ti.

Mi corazón se calma

reflexionando en Tus palabras y viendo Tu amor, oh.

Para dar testimonio de Ti, sufro tanto dolor,

y sé mejor aún qué hermoso eres.

Te seguiré y caminaré hasta el final.

Cuando cambies Tu forma,

felices te recibiremos, oh,

felices te recibiremos.


Son Tus palabras las que me nutren

y me dan una vida humana.

Pensando en Tu amor, mi corazón disfruta,

y todo mi cuerpo se fortalece, se fortalece.

Abandono todo y me sacrifico por Ti.

Eres Tú el que me exalta.

Te seguiré y caminaré hasta el final.

Cuando cambies Tu forma,

felices te recibiremos, oh,

felices te recibiremos, oh...

Te seguiré y caminaré hasta el final.

Cuando cambies Tu forma,

felices te recibiremos, oh,

felices te recibiremos.


Las adversidades y estar siempre en el camino

no me causan dolor, ya que Tú estás conmigo.

Aunque no puedo ver Tu rostro,

mi corazón te ama, y Tú estás en mi corazón.

Tu amor ya ha echado raíces en mi corazón

y siempre te seré leal.

Te seguiré y caminaré hasta el final.

Cuando cambies Tu forma,

felices te recibiremos, oh,

felices te recibiremos,

felices te recibiremos,

felices te recibiremos.

Anterior: 56 El regreso

Siguiente: 59 Aceptar la verdad es ser una virgen sabia

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro