169 Pruebas en la cárcel

1 Mientras difundía el evangelio y daba testimonio de Dios, el PCCh me detuvo y torturó para sonsacarme una confesión. Me colgaron de unas frías esposas en las manos. Al clavárseme las esposas de acero en las muñecas, me chorreó sangre; el dolor era difícil de soportar. Con todo el cuerpo agonizando por las reiteradas descargas eléctricas, apenas me aferraba a la vida. La crueldad inhumana de la perversa policía tenía un fin: forzarme a volverme un judas y traicionar a Dios. Una y otra vez, me maltrataron a gritos, me pegaron y me apretaron agujas en las yemas de los dedos. Me inyectaron medicamentos muchas veces para desorientarme y socavar mi última gota de voluntad. Exhausto, me fui desvaneciendo; temía no poder soportarlo. Ya no aguantaba la tortura de esos crueles policías y solo deseaba morir y escapar del dolor.

2 En medio de la bruma, las palabras de Dios me retumbaron en los oídos y reavivaron mi espíritu. Dios dice: “incluso hasta vuestro último suspiro, debéis seguir siendo fieles a Dios”. Por desear huir de esta prueba en pleno tormento de la carne, me había vuelto el hazmerreír de Satanás. Aún no había correspondido el amor de Dios; ¿cómo podía rendirme tan fácilmente? La aparición de las pruebas perfeccionaría mi fe; fui bendecido para sufrir a fin de recibir la verdad. Sin fe verdadera en Dios, seguía siendo un cobarde traidor. Aunque me doliera la carne, Dios estaba a mi lado; comprendí Su voluntad y mi espíritu descubrió su fortaleza. Me armaría de la templanza del pueblo de Dios y daría testimonio de Él, con lo que humillaría al diablo, Satanás. Mantendría lealtad y obediencia absolutas hacia Dios; que viviera o muriera estaba en Sus manos.

3 En la persecución vi la maldad del PCCh; es Satanás personificado. Con su odio absoluto por Dios y la verdad, intenta a perseguir rabiosamente a Cristo hasta la muerte. Busca y persigue por todos los medios a los cristianos, a quienes nos trata con suma crueldad. Las palabras de Dios me guiaron a cada paso; únicamente gracias a ellas pude mantenerme firme. Mi asco por la villanía y desvergüenza de Satanás me inspira a amar a Dios y a tener devoción. Solo Dios es la verdad y la vida, solo Él puede salvar al hombre de la influencia de Satanás. Dios es muy sabio: utiliza a Satanás a Su servicio para formar un grupo de vencedores. Ya he contemplado los sinceros propósitos de Dios y percibido Su benevolencia y amabilidad. Aunque me pase el resto de mi vida en la cárcel, no cederé. ¡Juro por mi vida que seguiré a Dios hasta el fin!

Anterior: 168 Una elección sin remordimientos

Siguiente: 170 El testimonio de la vida

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Prefacio

Aunque muchas personas creen en Dios, pocas entienden qué significa la fe en Él y qué deben hacer para conformarse a Su voluntad. Esto se...

Capítulo 3

Hoy ya no es la Era de la Gracia, ni la era de misericordia, sino la Era del Reino en la que el pueblo de Dios se revela, la era en la que...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp