789 Dios ha completado un grupo de vencedores en China

I

Dios ha profetizado un grupo de vencedores en la tierra de Sinim;

allí en el Este, se ganan vencedores.

La segunda encarnación de Dios es en la tierra de Sinim.

Allí, donde descansa el gran dragón rojo,

el Dios encarnado ganará a sus descendientes,

para derrotarlo y humillarlo por completo.

Un grupo de vencedores se ganan en el Este,

que salen de la gran tribulación.

Ellos obedecen tras el juicio y castigo,

la poda y el trato, y todo refinamiento.

II

Dios quiere despertar a los que sufren,

que salgan de la niebla y rechacen al gran dragón rojo,

despertarlos de su sueño.

Dios quiere que conozcan la esencia del gran dragón rojo,

que entreguen su corazón a Dios,

que superen el tormento de las fuerzas oscuras,

con la cabeza alta en el Este,

la prueba de la victoria de Dios.

¡Sólo entonces Dios obtendrá toda la gloria!

Un grupo de vencedores se ganan en el Este,

que salen de la gran tribulación.

Ellos obedecen tras el juicio y castigo,

la poda y el trato, y todo refinamiento.

III

La fe de esa gente no es abstracta, es real,

aunque no han visto maravillas o milagros,

no tienen doctrinas complejas ni percepciones profundas.

En cambio, tienen la realidad, las palabras de Dios

y el conocimiento de la realidad de Dios.

¿No es un grupo así más capaz de dejar claro,

dejar claro el poder de Dios?

Un grupo de vencedores se ganan en el Este,

que salen de la gran tribulación.

Ellos obedecen tras el juicio y castigo,

la poda y el trato, y todo refinamiento.


Adaptado de ‘Todo se realiza por la palabra de Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior : 788 Tu deber como creyente es dar testimonio de Dios

Siguiente : 790 Los vencedores son aquellos que dan testimonio resonante por Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

La obra de juicio de Dios en los últimos días es el juicio del gran trono blanco, como se profetizó en el Libro del Apocalipsis

Como ya se dijo antes, el juicio comenzará por la casa de Dios. Este “juicio” se refiere al juicio que Dios hace hoy en aquellos que vienen ante Su trono en los últimos días. Tal vez haya aquellos que creen en imaginaciones sobrenaturales, como aquella de que cuando hayan llegado los últimos días, Dios va a poner una gran mesa en los cielos en la que pondrá un mantel blanco, entonces Dios se sentará sobre un gran trono y todos los hombres se arrodillarán en el suelo.

85. La transformación de un hombre caído

Sin la salvación de Dios, no habría tomado el camino correcto en la vida; sólo me habría hecho cada vez más degenerado, y me habría convertido en escoria sucia que al final sería maldecida por Dios. Ha sido el juicio justo de Dios lo que me ha salvado, y un refinamiento despiadado lo que me ha cambiado.

23. No encuentres nuevos trucos cuando sirvas a Dios

Fue en la revelación de Dios que finalmente reconocí mi propia naturaleza satánica de arrogancia e imprudencia: No tenía una pizca de reverencia delante de Dios, no era obediente en lo absoluto. Al mismo tiempo me di cuenta que la mente humana es un pozo de agua fétida.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro