178 Cuando nos separamos

1 Los hermanos y hermanas se reúnen y son muy felices al compartir las palabras de Dios. Pero la persecución del Partido Comunista de China hace que siempre estemos en peligro de ser detenidos en las reuniones. Bailamos y cantamos con sigilo, con miedo de que nos descubran. Queremos estar juntos unos días más y expresar nuestros deseos, pero no tenemos dicha oportunidad. Al despedirnos, no sabemos si alguna vez podremos volver a vernos. Hermanos y hermanas, cuando cumplamos con el deber, debemos orar más y acudir a Dios y confiar en Él más. Aunque el camino sea difícil, con la compañía de Dios no estamos solos. Sufrimos opresión, adversidades y refinamiento; es muy valioso tener a Dios a nuestro lado.

2 En este mundo malvado, dar testimonio de Dios está plagado de frustración y tribulación. Con la compañía de la palabra de Dios, tendremos fuerza al entender la verdad. Hemos podido ver la esencia malvada de Satanás y aborrecemos profundamente al gran dragón rojo. Abandonen por completo a Satanás, para que de verdad podamos amar a Dios y someternos a Él. Confíen en Dios para trascender las fuerzas de la oscuridad; está amaneciendo ante nuestros ojos. Nos amamos unos a otros y rezamos unos por otros, y nuestros corazones están en paz. Esperamos ansiosos reunirnos cuando se haga efectivo el reino, entonces viviremos juntos para siempre. Esperamos ansiosos reunirnos cuando se haga efectivo el reino, entonces viviremos juntos para siempre.

Anterior: 177 Juro por mi vida que daré testimonio de Dios

Siguiente: 179 Alzarse en la oscuridad y la opresión

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Prefacio

Aunque muchas personas creen en Dios, pocas entienden qué significa la fe en Él y qué deben hacer para conformarse a Su voluntad. Esto se...

1. Qué son la encarnación y su esencia

El significado de la encarnación es que Dios aparece en la carne, y viene a obrar con semejanza de carne en medio del hombre de Su creación. Por tanto, para que Dios se encarne, primero debe hacerse carne, con una humanidad normal; esto, como mínimo, debe hacerse realidad. De hecho, la implicación de la encarnación de Dios es que Él vive y obra en la carne, Dios se hace carne en Su misma esencia, se hace hombre.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp