App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

198 Aceptar la verdad es ser una virgen sabia

1 Durante todos estos años como creyente, me aferraba al nombre del Señor con la esperanza ser arrebatada. Pensaba que sería recompensada si creía en el Señor y mis pecados eran perdonados. Fantaseaba con que la gracia me salvaría, deseando poder elevarme al cielo y entrar en el reino de los cielos con sólo un paso. Nadie entiende realmente el verdadero significado de las profecías del Señor Jesús. La gente se imagina sus propios sueños según las palabras de Pablo. Esperan en vano que el Señor llegue de repente en una nube. Con sus ojos ven una gran catástrofe pero aún así no contemplan la aparición del Señor. No saben que las palabras del Señor Jesús se cumplieron hace mucho tiempo. Las vírgenes insensatas se aferran con obstinación a sus conceptos y no oyen la voz de Dios. Y así se pierden la oportunidad de ser arrebatadas y sentirán el más grande remordimiento.

2 Cristo de los últimos días expresa la verdad para juzgar y purificar al hombre. Las vírgenes sabias oyen la voz de Dios y dan la bienvenida a la aparición del Señor. Comen y beben las palabras de Dios y asisten al banquete de bodas del Cordero. Tras pasar por el juicio, contemplan que el carácter de Dios es santo y justo. Las personas están muy profundamente corrompidas, rebosan de desafío y no son dignas de entrar en el reino de los cielos. Sólo cuando acepten el juicio y el castigo del Señor podrán ser purificadas. El señor maldice a los fariseos por su hipocresía. Sólo los que son honestos y practican la verdad podrán recibir las bendiciones y el elogio de Dios. Sólo los que siguen a Cristo y cumplen con su deber son personas que obedecen a Dios. Sólo los que aman y atestiguan de verdad a Dios pueden ser perfeccionados.

Anterior:Entiende la verdad y sé libre

Siguiente:Cuando me despierto aturdido