60 Somos los más benditos de todas las generaciones

1 Antes éramos obstinados e impulsivos, hacíamos caso omiso a las palabras de nuestros padres, seguíamos las tendencias del mundo, éramos adictos a los juegos en línea, vivíamos en corrupción, codiciábamos las comodidades y nos deleitábamos en nosotros mismos, sin metas en la vida; éramos verdaderamente decadentes y depravados. Cuando escuchamos la voz de Dios, regresamos a Su casa, donde cada día comemos y bebemos Sus palabras y llevamos una vida de iglesia. Al reflexionar sobre cada una de nuestras palabras y acciones a la luz de las palabras de Dios, hemos visto la verdad de que Satanás nos ha corrompido. Con frecuencia mentimos y engañamos y hay demasiada suciedad en el fondo de nuestro corazón; simplemente llevamos a cabo nuestro deber de una manera superficial, lo que en realidad es una manera de engañar a Dios; somos arrogantes y santurrones además de obstinados y completamente carentes de sentido normal; y después de someternos al juicio de las palabras de Dios estamos extremadamente llenos de remordimientos. Nos odiamos a nosotros mismos y aún más nuestro carácter satánico; estamos decididos a practicar la verdad y vivir ante Dios. Por la misericordia y la gracia de Dios tenemos esta oportunidad de arrepentirnos ahora, y gracias a la salvación de Dios Todopoderoso nos hemos librado de la influencia de Satanás.

2 Nos reunimos en la iglesia y cada uno realizamos nuestro deber respectivo. Cuando nos encontramos con problemas y dificultades, acudimos a Dios y se los encomendamos a Él. Aunque haya fricción en la manera en la que colaboramos, oramos y hacemos introspección, y en medio de las palabras de Dios desaparecen nuestros obstáculos y malentendidos. Cuando afrontamos pruebas y tribulaciones, a pesar de las debilidades de la carne, acudimos en silencio a Dios para comer y beber de Sus palabras y comprender Su voluntad. Dios obliga al gran dragón rojo a que le preste servicio a Él para así poder perfeccionar al pueblo de Su reino. Al confiar en Dios nos mantenemos firmes en nuestro testimonio, ¡y le alabamos por Su justicia y omnipotencia! Los que hemos sido levantados ante Dios somos los más benditos de todas las generaciones; al experimentar el juicio de Sus palabras, nuestra corrupción se purifica. Nos hemos vuelto menos arrogantes y obstinados y menos deshonestos y falsos; ahora hemos aprendido a someternos a la verdad y a vivir con una nueva semejanza humana. ¡Ja! ¡Qué benditos somos los que podemos seguir a Cristo y entender muchas verdades! Practicaremos ser personas honestas y llevar a cabo nuestro deber fielmente. Con un mismo corazón y mente daremos testimonio de Dios y cumpliremos Su voluntad.

Anterior: 59 Aceptar la verdad es ser una virgen sabia

Siguiente: 61 El ánimo que da el amor de Dios

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

80. Pasar la flor de la juventud en la cárcel

Sin la salvación de Dios, mis ojos todavía estarían tapados y mis emociones atrapadas, pero experimentar la obra Dios me hizo entender la esencia de lo que significa “ayudarnos el uno al otro” y me mostró la verdad de la amistad, del amor, del cariño familiar. Vi que sólo las palabras de Dios son la verdad, y que solamente viviendo por las palabras de Dios podríamos escapar de la influencia de Satanás, y que sólo comportándonos de acuerdo con la verdad podríamos tener una vida significativa.

45. Vivir ante Dios

Tras leer las palabras de Dios, la admonición “cuando tu relación con tus hermanos y hermanas es normal, entonces tus condiciones delante de Dios también son normales” quedó grabada en mi mente de una manera especialmente clara. En mi búsqueda, reflexionaba en profundidad sobre esta afirmación. A través del esclarecimiento del Espíritu Santo, sentí que esta declaración aparentemente sencilla encarnaba en realidad una majestuosidad y un juicio que me atravesó el corazón como una espada.

La senda… (3)

En Mi vida, siempre estoy contento de entregar Mi cuerpo y Mi mente completamente a Dios. Solo entonces Mi conciencia está libre de...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp