240 El amor de Dios me salvó

1 A pesar de llevar muchos años creyendo en el Señor, siempre vivía con doctrinas religiosas, nociones e imaginaciones, sin saber experimentar las palabras de Dios ni lo que significaba someterse ante Él. Al poder hablar sobre conocimiento bíblico y doctrina, consideraba que tenía entendimiento de la verdad y mis esfuerzos y sufrimiento por el Señor tenían el objetivo de obtener bendiciones y entrar en el reino de los cielos. En cuanto a la fuerza maligna de Satanás, estaba resignado a ella y no hacía ningún esfuerzo por discernir; incluso oraba e imploraba a Dios para que me bendijese en nombre del gobernante demoníaco. Era verdaderamente insensato, ignorante y ciego. Si no hubiese sido por la encarnación de Dios en los últimos días para expresar la verdad y purificarnos y salvarnos, los seres humanos profundamente corruptos solo seguiríamos sufriendo con el pecado. ¿Cómo podríamos ser dignos de la salvación en los últimos días?

2 Gracias a la venida del juicio de Dios, obtuve una impresión clara del verdadero rostro de mi corrupción. En mi fe en Dios, solo había intentado hacer tratos con Él; nunca lo había amado sinceramente. Al enfrentarme a pruebas y refinamiento, no había buscado la verdad, y había ido tan lejos como para quejarme y renegar de Dios. Al ver que Su obra no concordaba con mis nociones, incluso había dudado de Él y lo había juzgado y condenado. Mientras creía en Dios, no había reconocido Su carácter justo y no había mostrado ningún miedo o sumisión hacia Él. Los hechos demostraron que había sido demasiado desobediente y reacio. Mi feo rostro había quedado al descubierto. Ahora disfruto del juicio de Dios y mi corrupción está siendo purificada, todo gracias a Su amor y misericordia. Si una persona tan corrupta como yo había sido capaz de recibir la gran salvación de Dios, ¿cómo no iba a sentirme agradecido por Su amor? Tener la suficiente buena fortuna para ser juzgado y obtener la verdad en los últimos días es mi mayor bendición. El amor de Dios me ha permitido obtener la salvación. Le doy gracias y alabo a Dios Todopoderoso. Solo Dios ama más al hombre.

Anterior: 239 Es Dios el que me ha salvado

Siguiente: 241 Llevo el amor de Dios siempre en mi corazón

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Capítulo 41

Una vez emprendí un gran proyecto entre los hombres, pero ellos no se dieron cuenta, así que tuve que usar Mi palabra para revelárselo,...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp