16 El Dios justo, todopoderoso y práctico

I

El único Dios verdadero, que es eterno,

pronunció Sus palabras, creó la vida.

Las dijo y así fue, Él lo ordenó y se erigió.

El polvo se convirtió en seres humanos.

Alimentó a Sus criaturas,

y la vida llenó el cielo y la tierra.

Él dictó las leyes, hizo maravillas.

Guio al hombre y cuidó de él.

Pero el hombre se abandonó al mal,

corrupto y sucio, no apto para ser mirado.

Dios, humilde y encarnado, lo perdonó,

renunció a la dignidad, cargó con la injusticia.

Después de treinta años de dura vida.

Él sufrió en la cruz y se fue en silencio.

Su preciada sangre la derramó en sacrificio,

redimiendo al hombre y dejándole amor verdadero.

II

Un relámpago ha aparecido en el Este,

una nube blanca ha descendido en Sinim.

Lleno de justicia, Dios regresó a la tierra,

es Dios Todopoderoso encarnado.

Empezando una nueva era, trayendo Su nueva obra,

Él habla para salvar al hombre, juzgándolo.

La rebelión del hombre está en Su mente,

la tristeza y el resentimiento en Su corazón.

Llora lágrimas de sangre, pero tiene paciencia.

¿Quién podría consolar Su triste corazón?

Enfadado pero piadoso, Él provee.

Él obra y espera y entrega Su corazón sincero.

III

¿Cuántas veces florecen y se marchitan las flores?

Una vez más, los gansos vuelan al sur y regresan.

La carne inocente de Dios, humillada;

Su corazón herido casi sin cura.

Él sufre en solitario, sin poder descansar,

obra día y noche, sin comer ni dormir.

Su tierno corazón de madre derrama lágrimas y sangre,

pero se menosprecian Sus palabras.

Humilde y escondido, Él sigue con Su obra.

Finalmente, se gana a un grupo de gente

que tiene el mismo corazón y mente que Él.

¡Justicia, omnipotencia mostrada en la carne!

¡Él es Dios Todopoderoso!

Humilde y escondido, Él sigue con Su obra.

Finalmente, se gana a un grupo de gente

que tiene el mismo corazón y mente que Él.

¡Justicia, omnipotencia mostrada en la carne!

¡Él es Dios Todopoderoso!

¡Todopoderoso! ¡Todopoderoso!

¡Todopoderoso! ¡Todopoderoso!

Anterior: 15 Las siempre nuevas vistas del reino

Siguiente: 17 Todas las naciones vengan a Tu luz

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro