18 Dios todopoderoso, el Rey de la gloria

I

Dios todopoderoso encarnado

es el Rey de la gloria, el Rey de la gloria.

Se sienta en el trono y juzga a todas las naciones.

En majestad e ira, Él aparece en el Este,

y comienza el juicio del gran trono blanco.

Dios Todopoderoso es victorioso,

gobernando todas las naciones con su vara de hierro.

Dios Todopoderoso es el Rey de la gloria,

El Rey de la gloria es Dios Todopoderoso.

II

Dios Todopoderoso encarnado

es el Rey de la gloria, el Rey de la gloria.

Es el único Salvador de la humanidad.

Expresa la verdad para purificarlos y salvarlos.

no hay, no hay más salvación que Él.

Dios Todopoderoso es el Cordero,

abre los siete sellos y abre el rollo.

El Rey de la gloria es Dios Todopoderoso.

Dios Todopoderoso es el Rey de la gloria.

III

Dios Todopoderoso encarnado

es el Rey de la gloria, el Rey de la gloria.

Él trae la Era del Reino y termina la Era de la Gracia.

Las palabras que pronuncia son como el relámpago,

que destella desde el Este y brilla hacia el Oeste.

Dios Todopoderoso es la verdadera luz,

en Su luz marchan todas las naciones.

Dios Todopoderoso es el Rey de la gloria,

El Rey de la gloria es Dios Todopoderoso.

IV

Dios todopoderoso encarnado

es el Rey de la gloria, el Rey de la gloria.

Él ha vencido a Satanás y será por siempre Rey.

Ocupamos nuestros lugares como seres creados,

y adoramos al Todopoderoso que fue, es y será.

Dios Todopoderoso es el único Dios verdadero,

toda alabanza, honor, gloria y poder sean para Él.

El Rey de la gloria es Dios Todopoderoso.

Dios Todopoderoso es el Rey de la gloria.

Anterior: 17 Todas las naciones vengan a Tu luz

Siguiente: 19 Dios está sobre el trono

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

¡Ay de Quienes Crucifiquen a Dios Otra Vez!

Durante los últimos días Dios se ha encarnado en China para obrar y ha expresado millones de palabras, y ha conquistado y salvado a un grupo de personas con Su palabra y ha iniciado la nueva era del juicio, comenzando con la casa de Dios. Hoy, la difusión de la obra de Dios durante los últimos días ha alcanzado su clímax en China continental. La mayoría de las personas de la Iglesia Católica y de todas las denominaciones y sectas cristianas que buscan la verdad regresaron ante el trono de Dios. El Dios encarnado ha realizado la obra de “la venida secreta del Hijo del Hombre” profetizada en la Biblia y pronto aparecerá públicamente ante todas las naciones y lugares del mundo. Todas las personas en cada nación y lugar que estén sedientas de la aparición de Dios verán la aparición pública de Dios. Ninguna fuerza puede obstaculizar o destruir el reino de Dios y cualquiera que se resista a Dios será castigado por Su ira, tal y como lo dicen las palabras de Dios: “Mi reino se está formando sobre todo el universo y Mi trono se está apoderando de los corazones de trillones de personas. Con la ayuda de los ángeles, Mi gran logro pronto se llevará a un término exitoso. Todas las multitudes de Mis hijos y Mi pueblo esperan ansiosamente Mi regreso, anticipando Mi reunión con ellos, para nunca más volver a separarnos. ¿Cómo podría todo el pueblo de Mi reino no correr de un lado a otro celebrando los unos con los otros que esté junto a ellos? ¿A quién se le ocurriría ahorrar costos en esta reunión? Soy honorable a los ojos de todos; soy proclamado en las bocas de todos. Cuando regrese, voy a conquistar a todas las fuerzas enemigas aún más. ¡El momento ha llegado! ¡Quiero poner Mi obra en marcha; quiero reinar supremo entre los hombres! ¡Estoy regresando! ¡Me estoy yendo! Esto es lo que todos están anticipando, lo que están esperando. ¡Quiero dejar que todos vean la llegada de Mi día y que gozosamente le den la bienvenida al arribo de Mi día!”

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro