App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

156 La llamada del alma

1 ¡Qué difícil es creer en Dios viviendo en China continental gobernada por el PCCh! No sólo no podemos reunirnos como de costumbre sino que también nos pueden arrestar cuando divulgamos el evangelio. ¿Cuándo puede ser mía mi casa, un lugar donde podemos juntarnos normalmente y orarle a Dios? ¿Cuándo puedo divulgar el evangelio y testificar a Dios sin tener miedo de que me arresten? ¿Cuándo puedo dejar de huir para estar con mis padres y mis seres queridos? ¿Cuándo dejarán de ser mentiras la libertad religiosa, los derechos humanos y la democracia? ¡Oh, espero con ansias que mis hermanas pronto sean liberadas de la prisión! ¡Oh, anhelo con ansias que se haga justicia con mis hermanos martirizados! Qué malvado es este país gobernado por demonios maléficos; ¿adónde está la luz de la vida humana? Al seguir a Cristo debo dar un testimonio rotundo de Dios, sin que importe cuán dura sea la adversidad.

2 En el sufrimiento y al ser perseguido, veo que el PCCh es la personificación de Satanás. Va a la caza de Cristo, persigue y mata a los cristianos, su maldad no tiene fin. La libertad religiosa en China no existirá mientras el PCCh se mantenga en el poder. Cuando yo sigo a Cristo y busco la verdad y la vida, ¿cómo puedo cuidar de mi propia vida? Todas las palabras de Cristo son la verdad y están grabadas en lo más profundo de mi corazón. No importa cuán rabioso sea el PCCh, aún así hace su servicio para perfeccionar al pueblo de Dios. Cuanto más maduro sea el pueblo de Dios, mayor será la derrota de Satanás. Las palabras de Dios seguro que se cumplirán. Dios ya ha creado un grupo de vencedores para testificar a Dios. En la recta final, predicaré y daré testimonio de Dios, no importa cuán grande sea el sufrimiento. Reconozco que Cristo es la verdad, el camino y la vida, y seguiré a Dios con un corazón impasible.

Anterior:Juro dar mi vida para seguir fielmente a Dios

Siguiente:Siguiendo firmemente a Dios