127 Cumplimos nuestra misión

1 Vivimos en la tierra, Dios gobierna nuestras vidas y muertes, nuestros desastres y fortunas, y nadie está por encima del gobierno de Dios. Éxito o fracaso, mediocridad o riqueza y fama, alegría o tristeza, todo es en vano. Cristo de los últimos días aparece y obra, otorga la verdad y trae vida eterna. La palabra de Dios nos riega y entendemos el mundo, seguimos a Dios y recorremos el camino correcto en la vida. Sólo al experimentar la palabra de Dios y comprender la verdad, sabemos que amar a Dios es lo más significativo. Disfrutamos el amor de Dios, por lo que debemos recompensarlo y difundir la palabra de la salvación de Dios de los últimos días. Somos considerados con Su voluntad y emprendemos nuestra misión, la palabra de Dios nos guía y somos leales hasta la muerte. Somos de diferentes colores de piel, diferentes naciones, el amor de Dios nos une en el amor mutuo. Hermanos y hermanas trabajamos juntos al unísono, cumpliendo con nuestro deber para satisfacer el corazón de Dios. De común acuerdo, retribuimos el amor de Dios y damos testimonio de los actos del Creador. Nos esforzamos al máximo sin importar en qué parte del mundo nos encontremos, cumplimos nuestra misión y estamos totalmente dedicados a Dios.

2 En China, la tierra de los demonios, no hay derechos humanos, sufrimos persecución por dar testimonio de Cristo. Estamos devastados por torturas y tormentos crueles, y vemos la verdadera y fea cara del demonio. Despreciamos a Satanás, tan despreciable y cruel, en nuestros corazones anhelamos que Cristo tome el poder. El camino hacia el reino es escabroso y accidentado; confiando en la palabra de Dios, caminamos firmes hacia adelante. Ridiculizados y calumniados, rechazados y evitados, nuestros corazones están satisfechos mientras podamos consolar a Dios. Testificando del amor de Dios, llenos de fe, completamos nuestra tarea y cumplimos nuestra misión. Desde todas las naciones del mundo, nos reunimos, el evangelio del reino se extiende por todo el universo. Todas las religiones se vuelven una independientemente de las fronteras nacionales; aquellos que aman a Dios regresan ante Él. Testificamos a Cristo y glorificamos el nombre de Dios, ofrecemos nuestra gratitud y alabanza a Dios. Las desgracias y tribulaciones quedaron en el pasado, ha aparecido el justo amanecer. Alabamos y cantamos, ¡Cristo de los últimos días gobierna como Rey!

Anterior: 126 Sigue el ejemplo de Pedro y busca amar a Dios

Siguiente: 128 Sólo quiero buscar Tu amor

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Capítulo 31

Yo amo a todos los que Me quieren sinceramente. Si os centráis en amarme, con seguridad os bendeciré tremendamente. ¿Entendéis Mis...

Obra y entrada (10)

Que la humanidad haya progresado hasta aquí es una situación sin precedente. La obra de Dios y la entrada del hombre avanzan hombro con...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro