147 Canción de apego sincero

Hay Uno que es Dios encarnado.

Todo lo que Él dice y todo lo que Él hace son la verdad.

Amo Su justicia, Su sabiduría.

Verlo, obedecerlo, es realmente una bendición.

Su corazón y Su amor me han conquistado.

Corro tras Él, ya no busco más.

Doy testimonio de Él, soporto dificultades, pero siento dulzura.

Amo a Él y le soy fiel, mi Amado.


He entregado mi amor a Él, y estoy lleno de feliz.

Entregarlo todo, vivir por Él, es mi vida.

Poder amarlo y servirlo es verdaderamente un honor.

El deseo de Dios es que proclamemos y testifiquemos de Él.

Pienso Sus pensamientos y me preocupo por Sus preocupaciones. Soy considerado con Su corazón.

Su aprobación, Su satisfacción, es lo único que deseo.

Seré un siervo en la casa de Dios y cumpliré con mi deber.

Dar testimonio de Dios y darle a Él la gloria es la felicidad verdadera.

Su corazón y Su amor me han conquistado.

Corro tras Él, ya no busco más.

Doy testimonio de Él, soporto dificultades, pero siento dulzura.

Amo a Él y le soy fiel, mi Amado.

Anterior: 146 Juntos contra viento y marea, lealtad hasta la muerte

Siguiente: 148 La mayor alegría es buscar amar a Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro