Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

775 Una persona no puede servir a Dios a menos que su carácter cambie

1 Servir a Dios no es una tarea sencilla. Aquellos cuyo carácter corrupto permanece inalterado no pueden servir nunca a Dios. Si tu carácter no ha sido juzgado ni castigado por la palabra de Dios, entonces tu carácter aún representa a Satanás. Esto es suficiente para probar que tu servicio a Dios surge de tu buena intención. Es un servicio basado en tu naturaleza satánica. Tú sirves a Dios con tu temperamento natural y de acuerdo con tus preferencias personales; lo que es más, sigues pensando que Dios se deleita en lo que sea que deseas hacer y odia lo que sea que no deseas hacer, y eres guiado completamente por tus propias preferencias en tu labor. ¿Puede esto llamarse servir a Dios?

2 En última instancia, tu carácter de vida no cambiará ni un ápice; más bien, te volverás aún más obstinado porque has estado sirviendo a Dios, y esto hará que tu carácter corrupto se arraigue profundamente. De esta manera, tú desarrollarás reglas en tu interior sobre el servicio a Dios que se basan principalmente en tu propio temperamento y en la experiencia derivada de tu servicio según tu propio carácter. Esta es una lección de la experiencia humana. Es la filosofía de vida del hombre. Personas como estas pertenecen a los fariseos y a los funcionarios religiosos. Si nunca se despiertan y se arrepienten, finalmente se convertirán en los falsos Cristos que aparecerán en los últimos días y que serán los engañadores de los hombres. Los falsos Cristos y engañadores de los que se ha hablado surgirán de entre esta clase de personas.

Adaptado de ‘La forma religiosa de servicio debe prohibirse’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:La misericordia de Dios ha permitido al hombre sobrevivir hasta ahora

Siguiente:Quienes carecen de humanidad son indignos de servir a Dios