855 Las peligrosas consecuencias de traicionar a Dios

1 Todas las almas corrompidas por Satanás están bajo el control del campo de acción de Satanás. Sólo aquellos que creen en Cristo han sido separados, salvados del campo de Satanás y traídos al reino de hoy. Estas personas ya no viven bajo la influencia de Satanás. Aun así, la naturaleza del hombre todavía está enraizada en la carne del hombre. Esto quiere decir que, aunque vuestras almas hayan sido salvadas, vuestra naturaleza sigue teniendo su antigua apariencia y la probabilidad de que me traicionaréis se queda en cien por ciento. Es por eso que Mi obra es tan duradera, porque vuestra naturaleza es demasiado inconmovible.

2 Ahora todos vosotros estáis sufriendo tanto como podéis en cumplir vuestros deberes, pero un hecho innegable es este: cada uno de vosotros es capaz de traicionarme y regresar al campo de acción de Satanás, a su campo, y regresar a vuestras antiguas vidas. En ese momento no será posible que tengáis una pizca de humanidad o la apariencia de un ser humano como la tenéis ahora. En casos graves, seréis destruidos y además seréis condenados eternamente, para nunca más ser encarnados sino severamente castigados. Mi obra es la obra de salvar las almas de las personas. Si tu alma cae en las manos de Satanás, entonces tu cuerpo no tendrá días tranquilos.

3 Si Yo estoy protegiendo tu cuerpo, entonces tu alma seguramente estará bajo Mi cuidado. Si realmente te aborrezco, entonces tu cuerpo y alma de inmediato caerán en las manos de Satanás. ¿Te puedes imaginar cómo será tu situación entonces? Si un día Mis palabras se pierden en vosotros, entonces os entregaré a todos a Satanás para que os torture doblemente hasta que Mi ira se haya disipado por completo, o Yo os castigaré personalmente a vosotros humanos irredimibles, porque vuestros corazones que me traicionan nunca han cambiado.

Adaptado de ‘Un problema muy serio: la traición (2)’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 854 La historia de Tomás es una advertencia para las generaciones posteriores

Siguiente: 856 Las consecuencias de no conocer el carácter de Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro