App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

764 Traicionar a Dios está en la naturaleza humana

1 Por lo tanto, la naturaleza del hombre procede de su alma, no de su carne. Sólo el alma de cada persona sabe cómo ha sufrido las tentaciones, la aflicción y la corrupción de Satanás. La carne del hombre no puede saber esto. En consecuencia, sin darse cuenta, la humanidad se está volviendo más y más inmunda, malvada y sombría, mientras que la distancia entre el hombre y Yo se hace cada vez más lejana y los días de la humanidad se vuelven más y más sombríos. Las almas de la humanidad están todas en las garras de Satanás. Como tal, se sobrentiende que la carne del hombre también ha sido ocupada por Satanás. ¿Cómo podrían carne como esta y humanos como estos no resistir a Dios y ser compatibles de manera innata con Él? La razón por la que Satanás fue arrojado al aire por Mí es porque me traicionó, así que ¿cómo podrían los humanos escapar ellos mismos de las repercusiones de esto? Esta es la razón por la que la naturaleza humana es traición.

2 no importa cuánto tiempo tú hayas sido Su seguidor, tu naturaleza sigue siendo la de traicionar a Dios. Es decir, está en la naturaleza de las personas el traicionar a Dios porque ellas no tienen la madurez absoluta en sus vidas, sólo han tenido cambios relativos en su carácter...A través de estos dos capítulos Dios recuerda a todas las personas que no importa cuán madura sea tu vida, cuán profunda sea tu experiencia, cuán grande sea tu confianza, y no importa dónde hayas nacido y hacia dónde vayas, tu naturaleza de traicionar a Dios puede surgir en cualquier momento y en cualquier lugar. Lo que Dios quiere decir a todas y cada una de las personas es esto: la traición de Dios es la naturaleza humana. Por supuesto, la intención de Dios al expresar estos dos capítulos no es encontrar excusas para eliminar o condenar a la humanidad, sino para hacerla más consciente de su propia naturaleza y que, por lo tanto, viva cuidadosamente ante Dios en todo momento para obtener Su guía, evitando perder Su presencia y entrando en el camino de no retorno.

Adaptado de ‘Un problema muy serio: la traición (2)’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:Aquellos que desobedecen a Dios lo traicionan

Siguiente:No seas permisivo contigo mismo porque Dios es tolerante