228 Deseo dedicarle toda mi vida a Dios

I

Oh, Dios, hemos pasado tiempo juntos

y tiempo separados.

Aun así, me amas más que a nada.

Oh, Dios, mi rebelión en contra de Ti,

una y otra vez, te entristeció.

Oh, ¡cómo puedo olvidar!

Oh, Dios, soy consciente de la obra

que has hecho dentro de mí y lo que me has confiado.

Oh, Dios, con Tu obra en mí, lo intenté.

Sabes lo que puedo hacer y cuál es mi papel.

Deseo dedicar toda mi vida a Ti.

No pido nada, no tengo otro plan.

Sólo quiero actuar de acuerdo con Tu plan.

Deseo hacer Tu voluntad, beberé de Tu amargo cáliz.

Y es que estoy, estoy a Tus órdenes.

II

Oh, Dios, Tus deseos son órdenes

y te dedicaré todo lo que tengo.

Oh, Dios, Tú sabes lo que soy capaz

de hacer por Ti y cuál es mi papel.

Oh, estoy a Tu merced.

Deseo dedicar toda mi vida a Ti.

No pido nada, no tengo otro plan.

Sólo quiero actuar de acuerdo con Tu plan.

Deseo hacer Tu voluntad, beberé de Tu amargo cáliz.

Y es que estoy, estoy a Tus órdenes.

III

Aunque Satanás me ha engañado otra vez,

aunque te he entristecido con mi rebeldía,

Tú no me recuerdas por las transgresiones

ni me tratas según ellas.

Deseo dedicar toda mi vida a Ti.

No pido nada, no tengo otro plan.

Sólo quiero actuar de acuerdo con Tu plan.

Deseo hacer Tu voluntad, beberé de Tu amargo cáliz.

Y es que estoy, estoy a Tus órdenes.

Anterior: 227 Necesito el juicio y castigo de Dios

Siguiente: 229 Atesora los últimos momentos

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro