224 El castigo y el juicio de Dios me ha dado tanto

I

Dios, cuando me tratas con gentileza,

siento alivio y gozo.

Y cuando me castigas,

el gozo y el alivio aumentan.

Aunque soy débil y tolero un dolor indecible,

aunque lloro y estoy triste,

sabes que mi pena proviene

de mi debilidad y mi desobediencia.

No puedo satisfacer Tu voluntad y Tus requisitos,

siento pena y arrepentimiento.

Pero haré todo lo que pueda

para satisfacerte y alcanzar este reino.

Estoy protegido por Tu castigo,

es la mejor salvación que he recibido.

Tu juicio eclipsa la paciencia,

me ayuda a disfrutar de Tu gracia.

II

Hoy, veo que Tu amor

trasciende el cielo, lo supera todo.

Tu amor no es sólo piedad,

es castigo y juicio.

Ambos me han dado tanto.

Sin ellos, nadie puede ser purificado,

nadie experimentaría el amor del Creador.

Estoy protegido por Tu castigo,

es la mejor salvación que he recibido.

Tu juicio eclipsa la paciencia,

me ayuda a disfrutar de Tu gracia.

Estoy protegido por Tu castigo,

es la mejor salvación que he recibido.

Tu juicio eclipsa la paciencia,

me ayuda a disfrutar de Tu gracia,

me ayuda a disfrutar de Tu gracia.

Anterior: 222 La misericordia de Dios me volvió a la vida

Siguiente: 225 Es Dios el que me ha salvado

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro